Está decidido a ignorarme

Está decidido  a ignorarme

Está decidido a ignorarme

19 de Octubre del 2016 - 13:54

"Siempre tuve pretendientes; no obstante, pensar en estar con alguno de ellos me causaba repugnancia", este es el caso de hoy.

Valentina (26, Magdalena del Mar). Doctora, nunca tuve una concepción bonita del amor. Sin embargo, no me cerraba a la oportunidad de enamorarme. A pesar de ello, una mala experiencia en la adolescencia hizo que ese sentimiento fuese molesto e innecesario. Pasaron los años y mi vida amorosa era una ruleta de infortunios.

Ciertamente, siempre tuve pretendientes; no obstante, pensar en estar con alguno de ellos me causaba repugnancia.

Un día, cuando me ocultaba de un viejo conocido, me sorprendió un chico muy simpático. Conversamos por un par de minutos y me llené de ilusión, sentí que había encontrado a alguien que despertaba mi lado más divertido.

Cuando se fue, me sentí un poco triste, pues sabía que solo era un encuentro casual y lo dejé pasar. Pasaron los días y una amiga del colegio me invitó a su fiesta de cumpleaños en una discoteca, yo acepté, ya que quería distraerme.

Entre los conocidos de mi amiga estaba ese hombre apuesto con el que puede conversar la otra vez, en mi mente comenzaron a pasar mil cosas. Se acercó a mí y volvimos a charlar.

Me pidió mi número y desde entonces comenzamos a hablar por Whatsapp. Estaba contenta, aunque un sentimiento de angustia me sofocó y comencé a ignorarlo.

Quizá me puse un poco nerviosa y no quería darme cuenta de que me estaba enamorando. Decidí volver a hablarle y tratar de decirle lo que siento, ya que deseaba estar con ese chico.

Él ahora me responde serio y cortante, incluso a veces me deja en visto. Doctora, no sé qué hacer, quiero estar con él, pero creo que ya no le intereso.


blog comments powered by Disqus