Estoy saliendo con mi tío

Estoy saliendo con mi tío

Estoy saliendo con mi tío

27 de Febrero del 2017 - 09:12

Siento que ahora valoro más a la familia. En el cumpleaños de mi abuelita me presentaron a mi tío...

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Carmen (20 años, Cercado de Lima). Doctora, hace unas semanas llegué del extranjero. Estuve en Estados Unidos estudiando por una beca que me gané cuando salí del colegio. Finalicé mi carrera y nunca me adapté a estar fuera de mi país. Es por eso que regresé, porque considero que pasar tiempo con los tuyos es bueno. Siento que ahora valoro más a la familia. En el cumpleaños de mi abuelita me presentaron a mi tío, no llevamos el mismo apellido, ya que es el primo de mi mamá. Se llama Julio y tiene 22 años. Ese día en la reunión hablamos hasta muy tarde y nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas en común, hasta las mismas extravagancias. Por ejemplo, a Julio le gustan las películas de terror y las cumbias noventeras como a mí. Además, somos capaces de quedar despiertos toda la noche viendo una serie. Antes las reuniones familiares me parecían aburridas, ahora son geniales solo si él también va. Hemos salido algunas veces y no voy a negar que la pasamos bien juntos. Me siento muy feliz a su lado, pero es mi tío y me da miedo lo que pueda pensar mi familia. Aún ellos no sospechan que estoy saliendo con Julio. El otro día le pregunté a mi mamá sobre qué pensaba de una situación similar. Inventé que se trataba de mi amiga. Ella dijo que eso estaba mal, porque era incesto y, por lo tanto, un pecado ante los ojos de Dios. Ya tenemos unos días saliendo y siempre que hablamos sobre el tema me dice que en algún momento nos tendremos que alejar porque lo nuestro es algo imposible. Yo no quiero separarme de él. Siento que es el amor de mi vida. Doctora, ¿qué debo hacer?

consejo No es un incesto, ya que no es familiar de primera línea. Es obvio que el sentimiento es mutuo. Se debe conversar para afrontar juntos la situación ante la familia.

OJO CONSEJO:

No es un incesto, ya que no es familiar de primera línea. Es obvio que el sentimiento es mutuo. Se debe conversar para afrontar juntos la situación ante la familia.

(LEE TAMBIÉN) Casos del Corazón: Yo preso y ella me pone los cuernos