Me enamoré de una barrendera

Me enamoré de una barrendera

Me enamoré de una barrendera

26 de Junio del 2017 - 07:23

Parece que ella también ha sufrido mucho, se nota por las canciones de Tony Rosado que publica en su red social

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Roberto (45, Puente Piedra). Doctora, tras terminar mi matrimonio de 18 años con Verónica, decidí dedicarme a mi trabajo y a mis hijos. Sin embargo, me he dado cuenta de que no puedo estar solo, necesito la compañía de una mujer, volver a sentir el contacto físico de una mujer.

Han sido tantos años que no me acostumbro a despertar solo. Es por ello que empecé a salir con mujeres que conocía por Facebook. Fue así que conocí a Martha, quien me generó algo de desconfianza al inicio por las cosas que vi que publicaba. Parece que ella también ha sufrido mucho, se nota por las canciones de Tony Rosado que publica en su red social, por esas imágenes con mensajes sobre infidelidad.

A pesar de todo, decidí hablarle y conocerla un poco más. Cuando la vi en persona me di cuenta de que era barrendera, trabaja en el sector de limpieza y eso no me avergüenza para nada, porque Martha al igual que yo hemos sufrido por amor. A mí, mi esposa por 18 años me abandonó con su entrenador del gimnasio y a Martha la abandonó su marido después de cinco años de convivencia, aunque no tuvieron ningún hijo porque ella es estéril, razón más que suficiente para dejarla ir, según su exmarido. Ahora que la he podido conocer mejor y darme cuenta de nuestras coincidencias, quiero tener un vínculo un poco más serio con ella, pero no sé si sea tiempo para iniciar otra relación o si quiera estar conmigo, porque ella parece que sigue pensando en su ex, por las cosas que publica en su Facebook.

No sé qué hacer, doctora, yo la amo y quiero que me ame, ¿qué me aconseja?

OJO CONSEJO:

Todo depende de ti, aunque lo ideal es que la conozcas mejor. No necesariamente porque coinciden en dolores amorosos significa que sea tu alma gemela. Suerte.  

(LEE TAMBIÉN) Casos del Corazón: Su trabajo no me deja vivir en paz