Mi jefe me prohíbe enamorarme

Mi jefe me prohíbe enamorarme

Mi jefe me prohíbe enamorarme

30 de Julio del 2017 - 11:03
Magaly Moro

Cada día me 'stalkea' y ve mis conversaciones para asegurarse que no estoy saliendo o hablando con alguien...

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Antonella (29, San Miguel). Doctora Magaly, pensé que mis padres eran los únicos que me impedían que yo encontrara al amor de mi vida, ya que tanto mi mamá como mi papá son muy celosos, razón por la cual decidí rápidamente independizarme y vivir tranquila.

Sin embargo, parece que el destino también está en mi contra porque ha traído a mi vida a un jefe muy sobreprotector. Quiero aclarar que entre ambos no existe una relación amorosa, solo una unión estrictamente laboral.

Él tiene una familia y su matrimonio es muy fuerte; no obstante, se ha empeñado en arruinar mi propia existencia. Cada día, me stalkea y ve mis conversaciones para asegurarse que yo no estoy saliendo o hablando con alguien, y eso me da miedo y cólera. No puedo renunciar a mi actual empleo porque significaría perder mi casa y el dinero con el que me mantengo.

Su mentalidad es que lo más importante en la vida es el trabajo y, según su punto de vista, un enamorado me puede distraer y perjudicar mi labor diaria. Ha llegado al punto de hablar conmigo y advertirme que no se me pase por mi cabeza tener pareja, ya que caso contrario procederá a retirarme del equipo de trabajo.

El problema, doctora, es que me gusta alguien. Estamos saliendo, pero no puedo disfrutar a plenitud mi enamoramiento porque tengo miedo de que mi jefe nos descubra. Me aterra la idea de retroceder en mi vida y tener que regresar a la casa de mis padres por cuestiones de dinero, pero no puedo seguir así. Siento como si estuviera haciendo las cosas mal, al esconderme y sentir todo este temor. Doctora, ¿qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Esta situación perjudicará tu bienestar emocional y físico. Habla con tu jefe, y si eres una buena trabajadora, no debes vincular una cosa con la otra. 

(LEE TAMBIÉN) No confío y odio a los hombres