No me acompañó a la Parada Militar

No me acompañó a la Parada Militar

No me acompañó a la Parada Militar

31 de Julio del 2017 - 07:26

Gracias a un amigo se pudo conseguir pases para estar en el estrado, no tuvimos que alquilar banquitos como otros años

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Danilo (30 años, Puente Piedra). Doctora, me siento muy fastidiado, no es posible que mi enamorada no comparta ni comprenda mis costumbres familiares.

Desde que tengo memoria mi familia ha madrugado para ver en primera fila la Gran Parada Militar, desde que se desarrollaba en el Campo de Marte hasta ahora que se lleva a cabo en la avenida Brasil.

Para nosotros siempre ha sido una emoción enorme ver el armamento militar que tiene nuestro país. Pese al frío que normalmente se siente por estas fechas, nosotros: mi mamá, mi tía, mis sobrinos, yo y hasta hace unos años, mi abuelo, hemos ido a disfrutar de este evento porque creemos que no es lo mismo verlo por televisión.

Este año no fue la excepción, gracias a un amigo que pudo conseguir pases para estar en el estrado, no tuvimos que alquilar banquitos como otros años. Sin embargo, mi enamorada, Elena, decidió no ir. Tenía mucha ilusión de que disfrutáramos de ese momento junto a mis seres queridos, pero no fue así. Ella es mi enamorada desde hace 7 meses, es una mujer encantadora, es maestra de inicial y tenemos muchos gustos en común como la música. No he conocido mujer que baile mejor la salsa que ella, pero el tema de la Parada Militar ha causado inconvenientes en nuestra relación.

Le pedí y hasta le rogué, como regalo de cumpleaños, que me acompañara, pero me dijo que con lo agotador que es su trabajo, “no pensaba levantarse a las 5 de la mañana para ir a ver a unas personas desfilar”, ella prefirió quedarse en su casa. Desde entonces ya no me habla. Doctora, ¿qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Debes reconocer que has sido muy insistente. Trata de conversar con ella, y aprende a respetar esas diferencias que tienen, en vez de obligarla a tener tus gustos.

(LEE TAMBIÉN) Casos del Corazón: Mi jefe me prohíbe enamorarme