Por mí rompió las reglas

Por mí rompió las reglas

Por mí rompió las reglas

17 de Mayo del 2017 - 07:31

Resulta que Joan se enamoró de mí y ahora quiere que deje de usar...

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Brigitte (25 años, Comas). Doctora, le escribo para contarle una historia que me tiene confundida y por vergüenza no me atrevo a decirle ni a mi mejor amiga, incluso he usado un seudónimo para escribir esta carta.

Yo trabajo en una pequeña empresa. Por normas laborales tengo que vestir de manera formal. Nada de escotes ni transparentes. Eso lo sabía desde que postulé al empleo; sin embargo, no esperaba que el chico del área de Recursos Humanos fuera el más severo de todos. A pesar de ello me acostumbré rápido a las normas, incluso a tener que levantarme más temprano.

Con los amigos de la oficina salimos todos los fines de semana al cine o a tomar un trago. Resulta que hace poco encontramos a Joan, el de Recursos Humanos, en un karaoke y se nos unió. Estaba muy alegre, no llevaba la cara de cachaco que suele mostrar en la oficina. Tengo que admitir que quedé impresionada. Luego de algunas copas Joan se convirtió en mi amigo. A la medianoche decidí irme con él a su departamento.

Todo hubiese ido normal si no fuera porque después de esa noche, decidió cambiar algunas reglas. Resulta que Joan se enamoró de mí y ahora quiere que deje de usar el horrible traje plomo que debo ponerme todos los días en la oficina.

En un principio me encantó que cambiara de parecer, pero ahora lo veo como una forma rara de expresar lo que siente. Sobre todo, si desde hace 10 años el reglamento siempre fue el mismo. Cada vez que me preguntan si sé la razón de este cambio radical, yo no sé qué decir. Doctora, estoy un poco avergonzada.

OJO CONSEJO:

Querida, ambos deben saber separar el trabajo de lo personal. Y por último, dile que la forma de vestir no importa en una relación. Además, deben conocerse mejor.

(LEE TAMBIÉN) Casos del Corazón: Él tiene la edad de mi hijo mayor