“Sigo a mi ex por Facebook”

“Sigo a mi ex por Facebook”

“Sigo a mi ex por Facebook”

27 de Junio del 2017 - 08:13

Tengo tres cuentas falsas de las que él no sospecha y que me permiten stalkear o seguir y ver lo que hace, con quién interactúa y todo lo demás

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Valentina (23, San Juan de Lurigancho). Doctora, no dejo de extrañar a Kevin. Estuve con él seis meses y para mí fueron los mejores de mi vida hasta ahora. Aunque claro, como ocurre en todas las parejas, ambos teníamos defectos y discutíamos, pero no puedo negar que en la cama era único, me hizo muy feliz.

El problema es que creo que lo hostigué demasiado con mi forma de ser. Cuando cumplimos cinco meses le dije para presentarle a mis padres y se molestó conmigo. Me respondió que me consideraba una mujer adulta como para estar pidiendo permiso o tener la aprobación de mis padres sobre lo nuestro.

Ahora pienso que por un lado sí tiene razón, pero para mí era importante que ellos lo conocieran, ya que entre nuestros planes estaba el viajar por Fiestas Patrias. Lo convencí y cenamos en familia. Sin embargo, tras ese encuentro nada fue igual entre nosotros y el día que cumplimos seis meses, Kevin terminó la relación.

Según él, nunca superaría la manera en cómo mi mamá lo miró de arriba a abajo. Hasta ahora me duele mucho la separación, desde entonces no dejo de revisar su Facebook, a pesar de que me eliminó de su cuenta. Me las ingenié para seguir revisando sus publicaciones. Tengo tres cuentas falsas de las que él no sospecha y que me permiten stalkear o seguir y ver lo que hace, con quién interactúa y todo lo demás. Pasó un mes de terminar y me he dado cuenta de que hay una chica que no deja de hacerle comentarios y él le da “me gusta” a cada imagen que publica. Creo que ambos se gustan y me duele demasiado. Doctora, ¿qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Estás obsesionada con ese joven. Ten en cuenta que todo son etapas, lo suyo pudo ser hermoso, pero ya acabó. Si sigues mirando atrás nunca avanzarás.

(LEE TAMBIÉN) Casos del Corazón: Me enamoré de una barrendera