“Una carta antigua nos arruinó la vida”

“Una carta antigua nos arruinó la vida”

“Una carta antigua nos arruinó la vida”

03 de Agosto del 2017 - 07:31

En esa carta que escribí durante la época de colegio puse todos sus defectos y los motivos que la hacían una mujer frívola

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Marcelo (40 años, San Juan de Lurigancho). Doctora, le escribo porque no sé a quién más recurrir para recuperar al amor de mi vida. Me casé muy joven porque mi mujer quedó embarazada, pero no por eso lo hice, sino porque en verdad la amaba y aún sigo enamorado de ella, pero parece que todo terminará por una estupidez.

Resulta que ambos estudiamos juntos en el colegio y hace poco la promoción se reunió. Los dos asistimos sin imaginar que sería un desastre. Ese día abrieron las cartas que escribimos en el último año de secundaria, y que juramos cumplir.

Doctora, la verdad, ya me había olvidado de ese tonto juramento y es más, ni recordaba lo que había escrito. El tema es que carta por carta era leída al azar hasta que de repente, escuché a mi mejor amigo pronunciar mis palabras y fue como un alud a mi vida actual. No sabía dónde esconderme. Le hacía señas a mi amigo para que no siguiera leyendo, pero en eso mi esposa intervino y pidió que continuara.

Fue entonces cuando empecé a recordar todo. Por aquella época yo andaba muy enamorado de mi mujer, pero ella no me hacía caso. Así que en esa carta escribí todos sus defectos y los motivos que la hacían una mujer frívola. Fue un balde de agua fría para mi mujer, quien se despidió educadamente de todos y no me habló en todo el camino a casa.

Desde esa fecha, no me dirige la palabra y me ha botado de la cama. Ahora duermo en el mueble y no sé por cuánto tiempo estaremos así. Ya le pedí disculpas, pero ni siquiera me responde. Doctora, no sé qué más puedo hacer.

OJO CONSEJO:

Querido, debes esperar que las aguas se calmen para conversar con tu mujer. Debes decirle los motivos que te hicieron escribir eso años atrás y lo que sientes por ella.

LEE TAMBIÉN:

Casos del Corazón: Cancelé nuestro viaje y me dejó