​“BOLAS” POR FALTA DE AUTORIDAD Y LIDERAZGO

​“BOLAS” POR FALTA DE AUTORIDAD Y LIDERAZGO

​“BOLAS” POR FALTA DE AUTORIDAD Y LIDERAZGO

05 de Diciembre del 2016 - 07:30

Lima es la capital de los chismes y las "bolas", estas últimas llamadas así porque se echan a rodar rumores sin fundamento o versiones antojadizas que solo buscan crear pánico y desestabilizar a quienes les dan credibilidad

Lima es la capital de los chismes y las "bolas", estas últimas llamadas así porque se echan a rodar rumores sin fundamento o versiones antojadizas que solo buscan crear pánico y desestabilizar a quienes les dan credibilidad. En algunos casos, malos gobiernos las utilizan como psicosociales o campañas de humo para distraer a la opinión pública. Por ejemplo, "la virgen que llora", los "descuartizadores" o los "pishtacos".

La trifulca ocurrida en Huaycán la semana pasada no hace más que ratificar la ola de inestabilidad, la inseguridad, la desinformación y la falta de autoridad para garantizar la paz y tranquilidad social. Estas "bolas" justamente se hacen creíbles con gobiernos frágiles e instituciones débiles y muy desacreditadas como la policía y el poder judicial que, según las últimas encuestas, son las instituciones en las que menos confianza tiene la opinión pública. Esa desconfianza es la que origina el caos

Una pieza nada confiable en este gobierno es el Ministro del Interior, Carlos Basombrío, quien con sus patinadas contribuye a que la población se haga eco de falsas versiones. No es la primera vez que se rumorea de supuestos "traficantes de órganos". Autoridades y policías están al tanto de esas "bolas" que se propagan a través de lo que el pueblo conoce como "radio bemba".Cuentos que avanzan de boca en boca como reguero de pólvora y que resultan eficaces en un pueblo que tiembla de miedo. Todo se hace creíble en un lugar donde reina la inseguridad y las falsas promesas para garantizar la convivencia pacífica sin mafias, sin corrupción, sin "marcas", "raqueteros" ni sicarios.

Y, en el gobierno es el Ministro del Interior quien ha salido con varios cuentos como el "escuadrón de la muerte" en la policía y el video del supuesto incendiario de cines en Larcomar. Muchos creen que esas son cortinas de humo para tapar las debilidades del gobierno, especialmente en la seguridad y la lucha contra la corrupción.

Lo peligroso es que recién han pasado seis meses y la situación viene empeorando. Las amas de casa ven que el dinero ya no les alcanza para "parar la olla", todo sube, aumentan los asaltos y crímenes, la gente cree en las "bolas" y se lanza a la calle en busca de justicia. Se espera que con el inicio del nuevo año el presidente Pedro Pablo Kuczynski ajuste a su equipo y se ponga a trabajar por la estabilidad y la seguridad del país. Basta de risas, bailecitos y "humor inglés" porque el pueblo necesita ver a un líder que lleve al Perú por el camino del desarrollo, educación, salud, seguridad y bienestar.

No hay que dejarse aplastar por las “bolas” y coordinar con la oposición y todos los grupos políticos un plan de acción que permita tener intercomunicado al país para desmentir en el momento versiones antojadizas que causan inestabilidad y generan pánico en la población. No puede ser que por un rumor se arme tremendo caos con muertos y heridos, señal de que hay falta de liderazgo y autoridad. En este plan cada quien hará lo que le dará la gana y los únicos ganadores serán las mafias, los corruptos y los delincuentes.