Los "amarres" de los corruptos

Los "amarres" de los corruptos

Los "amarres" de los corruptos

26 de Julio del 2015 - 18:45
Víctor Ramírez

Lea la columna de nuestro director, don Víctor Ramírez Canales.

El Perú pierde miles de millones de soles que acaban en manos de los corruptos. Son aquellos que cuando están en campaña electoral se tiran al suelo pidiéndole el voto a los electores. Regalan migajas a cambio de un voto o se hacen las víctimas para que el pueblo confíe en ellos. Se presentan como incorruptibles, piden sanción contra los ladrones y sinvergüenzas, pero ellos son los más corruptos que justamente están en busca de poder para “romper” la mano de la justicia, evadir impuestos o tener influencias para coimear y arreglar los juicios por lo que a veces no llegan ni a ser sentenciados. Así está ocurriendo con el ex presidente regional de Ancash César Álvarez, con el ex asesor Martín Belaunde o con el mafioso Rodolfo Orellana. Todo es un enredo, tinterilladas y papeleos para acabar en la prescripción.

Todos los días vemos que entre corruptos se tiran dedo. Entre ellos se conocen sus “amarres” y tras un destape viene otro destape. “ Si me echa, yo también le saco sus anticuchos”, se escucha decir en las tiendas políticas. Nadie se salva. Quien sabe algo no dice nada porque de lo contrario le sacan los trapitos y hasta le mandan un sicario. Por eso es que la corrupción ha llegado a personajes insospechados. Si el billete corre en los más altos niveles, los de más abajo aprenden y les gusta que la plata les llegue sola. Así se extendieron las redes corruptas hacia las diversas regiones del país donde hicieron su festín los amigazos presidenciales de este gobierno.

Lo peor es que los escándalos de corrupción llegan a Nadine Heredia, Alejandro Toledo y Alan García, a quien el gobierno de Humala lo tiene en la mira hace tiempo porque ahora hasta lo acusan de haber soltado el chisme del supuesto romance da la primera dama con el empresario Rodrigo Arosemena. El barro también le ha comenzado a caer a Keiko Fujimori, a quien no le perdonan estar primera en las encuestas para ganar las elecciones presidenciales. Ya metieron a su esposo en la danza de la evasión de impuestos y lavado de activos. También le están sacando sus trapitos a PPK y a todo candidato que amenace con moralización o meter presos a los corruptos.

Como casi todos los políticos conocidos están manchados con denuncias de corrupción, son muy pocos los ciudadanos honrados que se quieren lanzar a la política. Temen que los tilden de mafiosos, ladrones, infieles o estafadores. Lo más recomendable sería que los partidos políticos se unan en una cruzada anticorrupción aunque nadie les creería y los acusarían de hipócritas. El problema es que hay un desprestigio total y se está viendo en la elección para la presidencia del Congreso donde las bancadas se han partido como una torta porque nadie tiene mayoría. Ven que muchos de sus representantes son un fraude porque no trabajan por sus pueblos y lo único que les interesa es el poder para sacar ventaja de una falsa democracia que practican, infestada por la inseguridad, una burocracia corrupta y la injusticia.

blog comments powered by Disqus