La columna del Director: "No a sobones y oportunistas"

La columna del Director: "No a sobones y oportunistas"

La columna del Director: "No a sobones y oportunistas"

25 de Octubre del 2015 - 20:16
Víctor Ramírez

Lea la columna de nuestro director, don Víctor Ramírez Canales.

Los sobones y ayayeros en la burocracia estatal son una carga pesada para el Perú y los peruanos de bien. Toda la vida son los primeros en subirse al carro ganador y los más recomendados para estar en los puestos claves de la administración pública. Son los que mejor se ubican en puestos claves. Y, los ciudadanos no necesitan ayayeros para la solución de sus problemas sino trabajadores eficientes que agilicen los trámites, que sean buenos maestros, médicos de primera, policías ejemplares, jueces dignos y buenos empleados públicos

Un ejemplo de abogados íntegros son las procuradoras Yeni Vilcatoma y Julia Príncipe, capaces de defender hasta con su vida los intereses del estado. No les importa el poder ni las amenazas de mafias enquistadas en el poder. Son dignas funcionarias que no les ha importado perder su trabajo por no ceder a las presiones de ministros como el inefable Gustavo Adrianzén.

Tanto Yeni Vilcatoma como Julia Príncipe han defendido sus fueros como unas fieras. Estas valientes mujeres han dado una lección de trabajo, honradez y dignidad en defensa de los intereses del Perú porque los procuradores son defensores del estado y no del gobierno de turno como quisieron utilizarlas tanto Ollanta como Nadine. Pareja que se rodeó de colaboradores tipo Adrianzén o Figallo, quienes en su momento fueron ministros de justicia que poco hicieron por relievar su trabajo en defensa de los intereses populares y más preocuparon por "limpiar" a la parejita presidencial implicada en denuncias por corrupción.

El Perú necesita de una administración publica moderna y eficiente con funcionarios que sirvan al país y no a los corruptos de turno. Lamentablemente, en los últimos tiempos y en este gobierno estamos viendo la tremenda descomposición en lo más alto del poder que sin duda ha cometido desaciertos lamentables como la destitución de Yeni Vilcatoma y Julia Prínincipe, procuradoras dedicadas a combatir a las mafias de César Alvarez y "la centralita", Orellana, Martín Belaunde, las agendas de Nadine y toda su red familiar y de amigotes que movieron millones de soles con cuentas "truchas".

Este es el costo de rodearse de ayayeros, adulones y comodines "nacionalistas" que se siguen bajando del barco que se hunde. Los que pagan los platos rotos son los ciudadanos de a pie que sufren por el futuro que le espera a sus hijos y nietos. Ya se vienen las elecciones y los oportunistas se pelean por subirse al carro ganador. Ojalá que el próximo gobierno no sean tan malo como el de Humala y Nadine.