SE SIENTE EL ABANDONO Y CAMPEA LA INSEGURIDAD

SE SIENTE EL ABANDONO Y CAMPEA LA INSEGURIDAD

SE SIENTE EL ABANDONO Y CAMPEA LA INSEGURIDAD

07 de Noviembre del 2016 - 07:00

En un recorrido por el norte del Perú, donde Keiko le ganó a PPK, se siente el abandono del gobierno. Falta la presencia del estado, especialmente en los pueblos fronterizos donde reina la violencia, el contrabando y el tráfico de drogas

En un recorrido por el norte del Perú, donde Keiko le ganó a PPK, se siente el abandono del gobierno. Falta la presencia del estado, especialmente en los pueblos fronterizos donde reina la violencia, el contrabando y el tráfico de drogas. Tumbes es una de las regiones donde se registran más crímenes y asaltos donde antes todo era paz y tranquilidad.

Ante la ola de violencia y falta de apoyo estatal, el pueblo siente que no hay autoridad y que sigue imperando la corrupción a pesar de algunas acciones como la captura de bandas en la que están implicados policías, funcionarios estatales y judiciales. No hay forma de que la opinión pública tenga confianza en sus autoridades y menos en el gobierno que, según dicen en esa región, anda a la deriva.

La aprobación en esta zona del país es una de la más bajas. Afirman que los ministros solo llegan a Tumbes a comer cebiche. Las calles en esta ciudad son un caos y los asaltos están a la orden del día en mercados y zonas comerciales. Los municipios, en algunos distritos, no les pagan a sus trabajadores por falta de presupuesto. Las calles se llenan de basura y extorsionadores se pasean en busca de sus presas como transportistas y dueños de mototaxis a quienes cobran cupos para dejarlos trabajar.

Tumbes, que actualmente es la región más violenta del país, solo se han destinado 15 patrulleros coreanos, de los cuales tres ya se accidentaron cuando recién eran llevados para ponerlos en servicio. Los vehículos sufrieron un choque en cadena donde resultaron dos policías heridos y los autos arruinados. Qué buena suerte tienen los delincuentes que se estrellan hasta los patrulleros recién inaugurados. Parece que nada bueno le sale a este gobierno.

En resumen, los primeros 100 días han sido un dolor de cabeza para PPK que ha sabido disimular con sus bailecitos ,gimnasia en palacio, sus risitas y el famoso humor inglés que ya nadie celebra porque la situación está yendo de mal en peor. Sigue la inseguridad, pobladores mueren en bloqueos de carreteras, campea la corrupción, faltan inversiones y la oposición no hace nada por enmendarle la plana al gobierno y enrumbarlo hacia un mejor destino en beneficio de millones de peruanos que esperan se hagan realidad las promesas incumplidas.

Lo cierto es que hasta ahora no se ve la mano de PPK. Es una decepción en la guerra contra la corrupción y la inseguridad ciudadana, los males que más agobian a nuestro país. El sector Salud hace agua en las regiones, peor ahora con el destape del “negociazo” en el SIS. La atención médica es pésima y no hay medicinas

Lo mismo sucede con la inseguridad. Parece que no existiera la policía o anda adormecida con tantos cambios. Las calles son tierra de nadie y la última víctima es la mamá del popular Carlos Cacho. Es hora que Pedro Pablo Kuczynski se deje de paseítos y se ponga a trabajar en serio, con el apoyo de la oposición. Que los fujimoristas se olviden de revanchas, venganzas y autoritarismo. Que aprovechen la mayoría en el congreso para dar lección de democracia y no para imponer caprichos ni hacerle la vida imposible a PPK.

blog comments powered by Disqus