Excampeón de box pasa de "Bestia del este" a "Gran mago bueno"

Excampeón de box pasa de "Bestia del este" a "Gran mago bueno"

Excampeón de box pasa de "Bestia del este" a "Gran mago bueno"

29 de Agosto del 2016 - 00:45

Conozcamos la evolución del excampeón Nikolái Valúyev, conocido como "El hombre montaña" y "La bestia del este"

El excampeón mundial de boxeo Nikolái Valúyev, conocido como "El hombre montaña" y "La bestia del este" por sus 2,13 metros de altura y unos 150 kilos de peso, será a partir de septiembre el "gran mago bueno" para millones de niños que siguen el programa infantil más popular de la televisión rusa.

El hombre en cuestión tiene un aspecto amenazante y cara de pocos amigos si se echa un vistazo a muchas de las fotografías que circulan por internet, pero en la distancia corta demuestra inteligencia, tacto y sentido del humor.

"Cuando las mamás y los papás me piden que me fotografíe con sus hijos, algunos incluso bebés, siempre les pregunto si no tienen miedo", dice al anunciar su decisión de convertirse en el nuevo copresentador del veterano programa "Buenas noches, peques".

La rueda de prensa en cuestión se celebra un mes después de que se filtrara la noticia, por lo que todas las críticas a la controvertida apuesta de los productores del programa ya han desfilado por los medios y por internet, donde muchos han bromeado con que los niños tendrán pesadillas si ven a Valúyev en la pequeña pantalla.

"Yo también pensé que mi aspecto físico podría más bien asustar a los pequeños, en lugar de prepararles para ir a la cama. Pero luego recordé que, cuando tomo a esos niños que me ponen en las manos sus madres, son contadas las ocasiones en las que alguno ha roto a llorar", afirma el exboxeador, el primer ruso en ganar el campeonato de los pesos pesados.

Pero la fachada agresiva de Valúyev y su carrera en un deporte como el boxeo no es lo único que se ha puesto sobre la mesa para cuestionar el fichaje del programa infantil.

Su escaño en el Parlamento por el partido en el poder, Rusia Unida, y la defensa que ha hecho a favor de polémicas leyes mantienen en alerta a los críticos, que temen que el "tío Nico", como le conocerán los niños rusos en su nuevo papel, tratará de inculcarles los valores "tradicionales" de la Rusia de Vladímir Putin.

Los más pesimistas advierten de que la beligerante propaganda de la televisión estatal, impulsada por el Kremlin, extiende sus largos brazos hacia las generaciones del futuro, con la pretensión de perpetuar sus distorsionados y retrógrados valores machistas, chovinistas, homófobos y patrioteros.

El director de la productora responsable del programa, Alexandr Mitroshénkov, desecha todas las críticas y asegura que ha incorporado a Valúyev "no porque sea un político, sino porque los niños le ven como el gran mago bueno y le quieren".

Pero lo cierto es que el desembarco de Valúyev en "Buenas noches, peques" adquiere tintes machistas desde la perspectiva cultural de Occidente -tradicionalistas en la jerga rusa- en boca de todos los presentes en la rueda de prensa.

"Los niños por fin se acostarán en paz y tranquilidad, seguros de que están protegidos por un hombre de verdad", dice Tatiana Tsívareva, directora del canal estatal en el que se emite el formato.

Mitroshénkov lamenta la "falta de un hombre en muchos hogares rusos" y afirma que "debe haber un papá fuerte en todas las casas", mientras que Anna Mijalkova, que lleva 14 años como presentadora del programa, cree que hace tiempo que se necesitaba en el plató "un hombre que sepa clavar clavos y hacer una caja nido".

"Yo volveré a los bocadillos y al punto y confección", declara sonriente la hija del célebre cineasta ruso Nikita Mijalkov, conocido por su proximidad al Kremlin y por su apego al tradicionalismo.

Mientras, el "tío Nico", de 43 años y padre de tres hijos de distintas edades, no esconde que su objetivo será influir "positivamente" en los niños de hoy para moldear a los adultos del mañana, aunque siempre con la idea de que todo lo que se dice y se hace en el programa "debe ser bondadoso".

"En la televisión de hoy hay mucha programación que puede resultar interesante a los niños, pero, pese a ser atractiva y colorida, no siempre contiene aquello que quisiéramos enseñar a nuestros hijos", explica.

Clavar un clavo en la pared, como decía Mijalkova, o lavar los calcetines, como hacía él mismo de niño todas las noches antes de irse a dormir, son algunas de las cosas que quiere enseñar a los peques.

"Que no piensen que la leche sale del cartón que se vende en la tienda. Que se acerquen al padre o a la madre y se ofrezcan para clavar un clavo en la pared y que se sientan orgullosos de que ese cuadro en el salón de casa colgará durante años del clavo que ellos han puesto allí", afirma Valúyev.

El hombre que se convirtió en el primer campeón ruso de los pesos pesados de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) compartirá plató con los populares títeres que han dado las buenas noches a muchísimas generaciones de niños en su más de medio siglo de historia.

Un cerdo, un conejito, una cría de cuervo y un cachorro de perro, entre otros, son algunos de los personajes que aparecen en el programa, siempre acompañados por un presentador adulto y que, de lunes a viernes, trata de enseñar algo bueno y útil a los pequeños.

blog comments powered by Disqus