Los cazatalentos buscan niños futbolistas para venderlos

Los cazatalentos buscan niños futbolistas para venderlos

Los cazatalentos buscan niños futbolistas para venderlos

07 de Octubre del 2016 - 21:14

El fútbol no tiene límites. Los pequeños también son asediados

El fútbol de hoy en día se ha vuelto tremendamente agitado, como el ritmo mismo de este convulsionado mundo. Es por eso que a los cazatalentos les cuesta demasiado encontrar jóvenes talentos que se encuentren libres de representantes. "En esta época cuesta mucho encontrar en Latinoamérica pequeños futbolistas con prometedor futuro que estén libres, sin agente", advierte un empresario futbolístico.

Algunos señalan que llegan a pagar mensualmente a periodistas para que, desde sus países, faciliten listas de los mejores jugadores menores de 20 años que vayan sliendo a la palestra", aseguran los empresarios de futbolistas. En una investigación se afirma que algunos representantes llegan a pagar hasta 500 dólares por un teléfono directo de los asediados niños. Ahora las escuelas de fútbol, son desde hace tiempo la nueva fuente de los denominados cazatalentos. Ni siquiera terminan de jugar un campeonato y ya los hacen firmar para que sean manejados por los empresarios del fútbol.

Lo que muchos no entienden cómo hacen para bloquear la niñez de los pequeños, porque ahora los buscan desde los 10 años de edad, como es el caso del mexicano Giovanni Riera, ofrecido al Barcelona a esa edad; o Nelson, chileno sacado de un semáforo, y con 14 años y debiendo vivir solo, vendido al Brescia por 300 mil dólares. Por 200, uno puede quedarse hoy con los derechos de menores de 12 años; serán 700 o 1.000 dólares si el pequeño está ya federado. Los precios se multiplican por cinco si tiene entre 13 y 14.

En Europa, uno de 12 años que destaque no se vende por menos de 5.000 dólares. La compra será regateada bajo el formato de una invitación o como intercambio de clubes. Así está el fútbol de hoy en día, con mucho asedio para los pequeños que algún día piensan ser figuras en los grandes de Europa

blog comments powered by Disqus