Huaccrapuco, el instrumento musical hecho a base de cuernos de toros y vacas

Huaccrapuco, el instrumento musical hecho a base de cuernos de toros y vacas

Huaccrapuco, el instrumento musical hecho a base de cuernos de toros y vacas

18 de Julio del 2017 - 15:04

Luciano Taipe explica cuál es el sentimiento que expresa con su instrumento de cuernos

En la fiesta más grande de Huancavelica, el Pentecostés, el “Jala Toro” destaca porque decenas de jóvenes corren y enfrentan al astado antes de que entre al coso. Mientras la gente se divierte, un sonido lastimero emana de un instrumento de viento hecho con el cacho taurino. Y lo toca un campesino que ve entrar a la arena al animal que crió y vio crecer. El instrumento y el campesino que lo tocan son conocidos como huaccrapuco y Luciano Taipe, uno de los mejores, cuenta su historia.

“Vengo involucrado en este arte desde que tengo 8 años, en 1963. Soy de la comunidad de Santa Cancha, que antes era una hacienda. Desde esa fecha toqué este instrumento ancestral gracias a mi primo y mi tío. Ellos lo tocaban y amenizaban las tardes taurinas en las comunidades”, recuerda.

ASÍ SE HACE. 

Luciano Taipe explica que el huaccrapuco se fabrica con cuernos de toros y vacas. El de toro es cilíndrico y grueso y tiene un sonido grave, mientras que el de vaca es más achatado y delgado, por lo cual tiene un sonido agudo que llamamos requinto.

Su sonido es lastimero, indica, porque cada región tiene distintas maneras de tocar el harawi (yaraví incaico). “En Huancavelica es bastante sentimental y triste porque el ganadero vive con el toro desde que nace, lo cuida con cariño, con amor, como si fuera su hijo. Si el toro supiera hablar, ¿cuántas cosas diría del amor que le prodiga el ganadero?”, refiere.

¿Qué cosas le canta al toro? “El artista saca el harawi de ese sentimiento, de la tristeza de la separación del dueño con el toro, especialmente de la mujer que está pasteando. Durante ese tiempo hubo muchos recuerdos y vicisitudes. Ese sentimiento lo convierte en canción y lo interpreta con el huaccrapucuna”, dice.

“Es la separación de animal y el campesino la que representa este sonido que sale de los cuernos como si el toro expresara sus sentimientos”, afirma.

FIESTA. 

“Al donar un toro para la fiesta de Pentecostés, el campesino o ganadero pierde un hijo, es una tristeza. Le vienen recuerdos desde el momento que lavó sus partes en el nacimiento, desinfectarlo, atenderlo, si le falta leche a la mamá, buscarle otra leche para alimentarlo y a veces de la misma leche humana. Ese toro también llora cuando va a salir del hogar para ir al ruedo, a la fiesta, (a la muerte) también está triste”, refiere Luciano Taipe.

OJO CON ESTO:

Pequeños gigantes son un ejemplo para todos

Donación de órganos salva vidas