Sandro, es peruano

Sandro, es peruano

Sandro, es peruano

09 de Octubre del 2016 - 00:00

Tony Cam, el triunfador de “Yo soy: La revancha” saca pecho

Manuel “el chino” Cam, su viejo, no lo deja, está ahí y Tony lo sueña. “A los pocos días de su muerte, hace casi diez años, se despidió de mí, lo sentí clarito. Ha pasado el tiempo y ahora sueño que trabajo con él, que me está acompañando con su teclado. Pero a la vez, recuerdo que ya no está y él me responde ‘sigue cantando, lo estás haciendo bien, no te detengas’”, dice Tony Cam, el heredero, Sandro de “Yo soy”, justo ganador de “La revancha”. El muchacho se llena de nostalgia, no olvida al padre; su guía.

-Reviviste a Sandro en un auditorio que casi lo había olvidado. ¿Tu papá tuvo mucho que ver con eso?

Él me presenta musicalmente a Sandro a los 17 años, gracias a él es que empiezo a escuchar música del recuerdo. Mi papá me hizo escuchar a Sandro y me enseñó dos o tres canciones, en esos tiempos no había youtube y la única referencia del cantante fue lo que me contaba mi papá y me describía sobre sus movimientos y formas de interpretar. Cuando empecé a ver los videos de Sandro, vi que mi viejo no se había equivocado. Ahí empezó todo.

Su maestro. Pantalón ceñido, camisas de encaje, cabello alborotado, movimientos sensuales. La pinta de “El gitano” fue adoptada por Tony Cam cuando decidió participar en “Yo soy” para revivir el mito. Pero detrás de la sonrisa, el aplauso, los premios y halagos, también hay dolor. Tony Cam, antes de inscribirse en el reality de imitación es diagnosticado con necrosis avascular de cabeza femoral que afecta el movimiento de sus caderas. Diagnóstico más que duro para un hombre joven y que tiene que emular a Sandro, el de los giros sensuales.

“Cuando aparezco en el programa como Sandro ya estaba mal, inclusive mi temor era que no podía rendir. Gracias a Dios, los amigos de producción me ayudaron y puse mucho de mi parte. Nadie imaginaba lo que vivía por dentro cada vez que subía al escenario”

- ¿Y que dicen los médicos?

Tengo que ponerme prótesis de caderas para recuperar el movimiento normal, pero no me las quieren poner aún porque soy joven. Por mi trajín, tendrían que en seis años volverme a operar.

- Mientras no hay operación, ¿cómo haces?

Tratamiento, pero el dolor está ahí. Sé hasta dónde puedo moverme, también he logrado dominar algunos otros movimientos sobre el escenario para que no me provoquen molestias.

- ¿No has pensado dejar los trajines artísticos. Dedicarte a otro oficio?

Nunca lo he pensado y es que la música, la televisión siempre ha sido mi mundo. Mi papá me llevaba todas las noches al programa de Jaime Bayly y para mí era natural pasearme en los sets de televisión; y luego, cuando empecé a tocar la guitarra, acompañaba a mi papá en sus shows. Ya tenía mi mundo marcado.

- Y ahora mucho menos te puedes alejar de los escenarios. ¡Eres Sandro!

Aunque gané “La revancha” como Sandro y gracias al personaje estoy por todos lados, a mí la mayoría de gente me conoce como Tony Cam, mi verdadero nombre.

- Tu papá, Manuel Cam, imaginó que te dedicarías al arte?

Al principio no quería, me puso trabas, pero se rindió. Pero eso sí me dijo, no vas a ser cualquier músico vas a tener que sobresalir.

- ¿Y qué le dices a los que no les gusta tu caracterización de Sandro y también a los que critican los programas de imitación?

Que imitar es un arte, es un trabajo muy duro que requiere de mucha preparación. No es pararte sobre un escenario y hacer payasadas. Yo he asumido esta carrera con mucha seriedad y elegí a Sandro para imitarlo, por ser un ícono. Le tengo mucho cariño, lo voy a mantener hasta que me acompañen las fuerzas y hasta que mi padre de arriba me siga dando la inspiración.

blog comments powered by Disqus