Sonrisa de princesa

Sonrisa de  princesa

Sonrisa de princesa

02 de Octubre del 2016 - 00:00

Angélica Harada celebra sus 56 años de carrera artística

No hay nada que le borre la sonrisa, aunque en su vida haya tenido motivos de sobra para el llanto interminable. Pero ella es así, la Princesita de Yungay no finge, hasta de los malos momentos se ríe, y lo hace cuando recuerda que hace 56 años, mientras caminaba con sus polleras rumbo al escenario escuchaba a su paso que alguien decía: “Llegaron las llamas para cantar sus huaynos”. Y se ríe...

-Las cantantes de ahora que cultivan el folclor la tienen fácil, ustedes sí que la pasaron mal...

No teníamos muchísimas oportunidades que hoy gozan casi todos, acceso a las radios, a las entrevistas, a la televisión, fue una lucha de muchos pioneros. Sufrimos mucha discriminación, nos ponían muchas piedras en el camino.

-¿Y a usted la miraban de reojo por verla “japonesita”?

Me decían que era “bambeada”, a mí eso me dolía porque soy serrana y canto en quechua. Y hasta algunas colegas también me señalaban. Recuerdo que una me dijo que no era peruana, que tenía “sangre amarilla” y no debía interpretar huaynos.

Infancia. Angélica Harada Vásquez, hija de Juana Vásquez Bonilla, yungaína de pura cepa, y de Mitsujo (Nicanor) Harada Harada, nacido en Miyano, Fukuoka, Japón, siente que lleva las polleras con orgullo. Cuenta que desde pequeñita, cuando escuchaba la radio en la tienda de su tío en Schacsha, soñaba ya con ser cantante. “Yo me preguntaba en mi inocencia cómo es que se metían los cantantes en esa radio tan chiquita y todos se reían cuando me escuchaban decir eso. Sí, gracias a mi tío escuché mis primeros huaynos, la que me descubrió como artista fue mi profesora de transición (primer grado) cuando me pide que participe en una velada literaria musical. Me cuentan que dijeron que mi voz sobresalía de entre todas las niñas”.

- Y ya van 56 años de carrera...

Realmente nunca imaginé llegar a cumplirlos. Gracias a Dios sigo cantando, me mantengo y tengo mi público.

-Mantenerse no es fácil...

Hay que trabajar y mucho. Cuando era más joven salía de gira hasta por 30 días recorriendo todo el Perú, ahora ya no, es mucho más lento.

-¿A una cantante que quiera seguir sus pasos qué le diría?

Si les gusta el canto, que canten; si le gusta otro oficio, que lo hagan también. Lo mío siempre fue el arte y siempre lo hice con pasión. No soy millonaria ni nada que se le parezca, he ganado como para poder salir adelante. Mi mejor regalo siempre fue cantar

-El Gran Teatro Nacional la espera...

Y estoy emocionada, feliz, es un esfuerzo grande, pero es mi pasión y no lo cambio por nada.

blog comments powered by Disqus