Anciano arrolla y mata a sobrinita de Ángela Leyva

Anciano arrolla y mata a sobrinita de Ángela Leyva

Anciano arrolla y mata a sobrinita de Ángela Leyva

19 de Noviembre del 2016 - 00:00

Chofer de 82 años hizo una mala maniobara

Una niña de cuatro años, sobrina de la destacada voleibolista Ángel Leyva, murió arrollada en los exteriores del mercado San Genaro (Chorrillos) cuando hacía cola con su madre Roxana Campo Tagle (32) y una tía, quien resultó herida. El auto causante de la tragedia era conducido por un anciano de 82 años.

A pesar de que fue llevada a la posta del sector, a tan solo dos cuadras del lugar del atropello, la menor falleció por la severidad de los golpes en el cráneo y abdomen.

Su tía Rosa Bustamante Gamonal terminó en el hospital Casimiro Ulloa, donde iba a ser operada de una posible fractura en la cadera.

El chofer fue identificado como Nicolás Morón Monzón, quien fue intervenido y llevado a la comisaría de San Genaro.

De acuerdo a testigos, el detenido hizo una maniobra errónea cuando intentaba estacionarse: aceleró su vehículo, de placa D3L-685, contra las afectadas.

Además de los familiares de la deportista, al menos otras tres mujeres resultaron lesionadas.

“Solo esperemos que su familia cumpla la palabra de que se van a hacer cargo de todo y que el conductor asumirá su responsabilidad”, dijo una pariente de la niña.

la recuerdan. La capitana de la selección peruana de voleibol llegó al exterior del mencionado centro de salud para reunirse con sus familiares.

Con un fuerte abrazo, Leyva consoló a Roxana Campos, quien esperaba la llegada de un representante del Ministerio Público para retirar el cuerpo de la menor.

Las personas que conocieron a la menor de 4 años dijeron que era alegre y aplicada en sus estudios. Era muy querida por sus compañeros de educación inicial.

La noche del jueves, un día antes del accidente, los vecinos vieron a la niña practicando sus pasos de danza con una enorme sonrisa, para un evento de la promoción de un pariente. Así la quieren recordar: como una niña feliz.

blog comments powered by Disqus