Impacto

Buscan a cuarto policía de "El Clan del Norte"

Suboficial PNP cuenta con una orden judicial de detención

Buscan a cuarto policía de "El Clan del Norte"
16 de Diciembre del 2013
Un grupo especial de la Policía Nacional del Perú tiene el encargo de hallar y detener al suboficial superior PNP Eugenio Fernando Zeña García, quien escapó el último sábado cuando era detenido el jefe de la II Dirección Territorial Policial de Lambayeque, coronel PNP Jorge Linares Ripalda, por sus presuntos vínculos con El Nuevo Clan del Norte.
A diferencia de sus colegas, los suboficiales Ángel Villanueva Pizarro y José Miñope Baquedano, quienes fueron intervenidos por la misma sospecha, Eugenio Zeña García fugó de una casa en Tumán, distrito de Chiclayo.
Efectivos de la Dirincri-Lima y de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio del Interior, quienes forman el grupo especial, registraron el mencionado distrito con intención de ubicarlo, pero no tuvieron éxito.
Fuentes policiales indicaron a OJO que el suboficial, quien cuenta con una orden judicial de detención, habría viajado a la selva, por lo que vienen evaluando enviar a otro grupo de agentes policiales a esa zona.
De acuerdo a las primeras investigaciones, el coronel Jorge Linares y los suboficiales Ángel Villanueva, José Miñope y Eugenio Zeña, supuestamente ofrecían servicios de seguridad a cambio de dinero a El Nuevo Clan del Norte, dirigido por Juan Vásquez Clavijo Pepe Clavijo, quien está recluido en el penal de Challapalca (Puno) por homicidio y extorsión.
Dicho presunto acto delictivo habría sido delatado por el suboficial Carlos Samamé, de quien se dice se acogió a la confesión sincera, tras desarticularse a la mencionada organización a principios del presente mes. A ello se sumó que la Fiscalía Especializada contra el Crimen Organizado habría descubierto, tras levantar el secreto telefónico de Jorge Linares, más de 250 llamadas que sostuvo con Luz María Jiménez Mera Lucha o Doctora, esposa del criminal Juan Carlos Vásquez Clavijo Pepe Clavijo y quien está no habida.
Se especula que el motivo de las llamadas era para coordinar la seguridad que malos efectivos prestarían a los delincuentes, aunque también se deslizó la posibilidad de un relación sentimental entre ambos.