Sicario mata en la puerta de un hostal

      Sicario  mata en la puerta de un hostal

Sicario mata en la puerta de un hostal

03 de Noviembre del 2016 - 00:00

enamorada de víctima mortal resulta herida de bala

Antes de que un sicario lo asesine de seis balazos, Brad Edson Reyes Jara (22), junto a su pareja Kiara Verónica Sánchez Saavedra, quien tiene su misma edad, intentaron refugiarse en un hostal de Carabayllo.

Al parecer, ambos sabían que los venían siguiendo y entraron ayer al local “Eros” en busca de ayuda, pero fueron alcanzados por los proyectiles disparados desde las escaleras hasta la recepción del segundo piso.

Cuando el desconocido escapó en una moto, a pocos minutos de las seis de la mañana, Brad Reyes ya estaba muerto en el negocio de la cuadra cuatro de la avenida San Martín.

La mujer fue herida en la pierna derecha y trasladada al hospital Sergio E. Bernales. Hasta el cierre de esta nota, ella se encontraba fuera de peligro y era resguarda por un contingente policial para evitar un hecho similar al ocurrido con el apodado “Cholo Darwin”, quien fue asesinado a balazos dentro de dicho centro de salud.

Según información policial, la pareja, acompañada de una mujer, había sido detenida, el pasado 20 de marzo, por presuntamente robar el celular de un confeccionista.

Los agentes de la comisaría de Santa Isabel lo detuvieron a Brad Ryees con el objeto personal y fue reconocido por el afectado.

ajuste. Para la Policía, el crimen no fue consecuencia de un robo, sino que habría sido un intento de asesinar a la pareja.

“Todo está en proceso de investigación y se presume de que sea un ajuste de cuentas”, dijo el jefe de la División Territorial Norte 1, coronel PNP Pedro Espino.

Además, de acuerdo a la versión de los testigos, los jóvenes bajaron de un taxi, en el cruce de las avenidas Chimpú Ocllo y San Martín. Luego caminaron por la recta del hostal y buscaron un lugar donde entrar. Al ver la puerta del hostal abierta, ingresaron corriendo, mientras atrás de ellos estaba el asesino. Los disparos rompieron la calma del lugar.

blog comments powered by Disqus