Jerusalén: cientos de israelíes y palestinos marchan juntos por la paz

Jerusalén: cientos de israelíes y palestinos marchan juntos por la paz

Jerusalén: cientos de israelíes y palestinos marchan juntos por la paz

01 de Abril del 2017 - 18:24

Cerca de 1.500 personas caminó por la "Línea Verde", que separa de manera simbólica el Este del Oeste de Jerusalén

Cientos de palestinos e israelíes marcharon hoy por las calles de Jerusalén para pedir la paz y denunciar que este año se cumplen cincuenta años de la Guerra de los Seis Días, que supuso el comienzo de la ocupación por Israel de los territorios palestinos.
Fuentes de la organización explicaron a Efe que el grupo de cerca de 1.500 personas caminó por la "Línea Verde", que separa de manera simbólica el Este del Oeste de Jerusalén, "para pedir el fin de la ocupación y una solución justa y pacífica para ambos pueblos".
"Hay otra manera", se podía leer en algunas de las pancartas que exhibían los manifestantes, convocados por organizaciones israelíes como Shalom Ajshav (Paz Ahora), Rompiendo el Silencio, o Combatientes por la Paz, junto a representantes de los partido de izquierda Meretz o Hadash, y residentes palestinos de Jerusalén Este.
"El 50 aniversario de la ocupación se produce cuando se intensifican os llamamientos a la anexión" (de parte o la totalidad de la Cisjordania ocupada por Israel), se indica en un comunicado de la plataforma organizadora.
Por ellos, continúa, "el movimiento pacifista de Israel ha decido tomar las calles de Jerusalén, una ciudad cuya proclamada unidad oculta la desposesión y la ocupación".
Los palestinos reclaman como capital de su estado la parte oriental de Jerusalén, ocupada al igual que Cisjordania por Israel en la guerra de 1967, y que desde 1980 fue anexionada de manera unilateral, una medida que no fue reconocida por ningún país de la comunidad internacional.
"La extrema derecha intenta arrastrarnos (...) Pero sabemos que la gran mayoría del pueblo israelí quiere el fin de la ocupación y acabaremos con ella", manifestó Itamar Avneri, de la ONG Juntos En Pie.
Avneri denunció que en la parte oriental "los residentes viven en la pobreza y sin nacionalidad", y destacó la falta de servicios municipales y la discriminación en una urbe "diversa, abierta y pacífica, de la que estar orgulloso, que podría ser la capital de Israel y también de Palestina".