Presidente filipino aclara que nunca elogió a Hitler, ni se comparó con él

Presidente filipino aclara que nunca elogió a Hitler, ni se comparó con él

Presidente filipino aclara que nunca elogió a Hitler, ni se comparó con él

02 de Octubre del 2016 - 00:26

Duterte generó controversia al declarar que le "gustaría masacrar" a los tres millones de drogadictos

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, no quiso elogiar a Adolf Hitler ni poner el Holocausto como modelo para su violenta campaña contra el narcotráfico, que en tres meses ha causado miles de muertos, según dijo su portavoz.

Rodrigo Duterte generó una nueva controversia al declarar este viernes que le "gustaría masacrar" a los tres millones de drogadictos que hay en el país, tal como el líder nazi hizo con millones de judíos, para "salvar a la próxima generación de la perdición".

Las declaraciones provocaron la presentación de una protesta formal de Alemania ante la embajada filipina en Berlín, el rechazo de la ONU y críticas de Estados Unidos, que las calificó de "profundamente perturbadoras".

El portavoz de la presidencia filipina, Ernesto Abella, matizó las palabras de Duterte a las que calificó como una referencia "oblicua" a Hitler y al Holocausto.

"Filipinas reconoce el profundo significado de la experiencia judía y su trágica y dolorosa historia. No queremos aminorar la profunda pérdida de 6 millones de judíos en el Holocausto", declaró Abella a la emisora de radio estatal DZRB.

"La referencia del presidente a la matanza fue una reflexión oblicua de la manera como ha sido representado como un asesino en masa, un Hitler, que es una etiqueta que rechaza", añadió el portavoz.

"De la misma manera traza una conclusión oblicua en la que, si el Holocausto fue un intento de exterminar la futura generación de judíos, las muertes (de la campaña antidroga) que se le atribuyen, resultarán, en cualquier caso, en la salvación de la próxima generación de Filipinos", concluyó Abella.

Duterte defiende como necesaria la campaña que inició en junio para acabar con el tráfico de drogas en el país, que según cifras oficiales ha causado más de 3.500 muertos, pese a las críticas de la ONU, EEUU, la Unión Europea y organizaciones de defensa de los derechos humanos.

El mandatario ganó holgadamente las elecciones con la promesa de acabar con el narcotráfico en los primeros seis meses de mandato, y desde entonces ha instado en numerosas ocasiones a la Policía y los ciudadanos a matar a narcotraficantes y consumidores de drogas.

blog comments powered by Disqus