Ahorcan a muñeco de Solzhenitsin para defender al stalinismo genocida

Ahorcan a muñeco de Solzhenitsin para defender al stalinismo genocida

Ahorcan a muñeco de Solzhenitsin para defender al stalinismo genocida

11 de Octubre del 2016 - 19:08

Las juventudes comunistas colgaron al muñeco ante Museo del GULAG en Moscú

Las juventudes comunistas colgaron un muñeco ahorcado con la foto del escritor y disidente soviético Alexandr Solzhenitsin frente al Museo de la Historia del GULAG, informan hoy medios locales.
Según la dirección del museo, dos jóvenes de la Unión Juvenil Revolucionaria Comunista colocaron en la fachada del edificio el muñeco con una soga al cuello, que fue retirado varios minutos después por los guardias de seguridad.
El director del museo, Román Románov, intentó restar importancia al incidente prostalinista y declinó dirigirse a la policía, aduciendo que los trabajadores del museo no habían corrido peligro.
En la nota que le colgaron al cuello, los jóvenes comunistas acusan a Solzhenitsin, que se hizo famoso por su libro documental sobre los campos de trabajo soviéticos "Archipiélago Gulag", de "traidor", "enemigo" y "mentiroso".
Estos consideran que Solzhenitsin, que recibió el Nobel de Literatura en 1970, mintió descaradamente al exagerar la magnitud de la represión soviética y, en particular, la estalinista.
Los comunistas también critican los planes del Gobierno ruso de dirigirse a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para declarar 2018 Año Internacional de Solzhenitsin.
También la toman con el museo estatal inaugurado hace menos de un año, una iniciativa promovida desde el Ayuntamiento de Moscú, que cuenta la historia la red de campos de trabajo por los que pasaron, según diversas fuentes, unos 20 millones de personas.
La publicación en 1974 de "Archipiélago Gulag", que es desde hace años de lectura obligatoria en la educación secundaria rusa, le costó al literato ser privado de la nacionalidad soviética y deportado a Alemania Occidental por traición a la patria.
Tras vivir en Suiza y Estados Unidos y enseñar en la universidad estadounidense de Stanford, regresó a Rusia en 1994, tras 20 años en el exilio, y murió en Moscú en agosto de 2008 a los 89 años por una insuficiencia cardíaca.
En las últimas semanas grupos de nacionalistas y cosacos han protagonizado varios ataques contra exposiciones en Moscú que consideraron propaganda antirrusa y prooccidental.

blog comments powered by Disqus