Junín: Golpean sin piedad y queman a madre e hijo

Junín: Golpean sin piedad y queman a madre e hijo

Junín: Golpean sin piedad y queman a madre e hijo

09 de Octubre del 2016 - 07:30

Niño de tres años sobrevive de milagro y caminó herido para pedir auxilio. El terrible hecho ocurrió en la provincia de Chupaca, en Junín.

Tragedia y milagro ocurrieron la madrugada de ayer en el centro del país. Alrededor de las 4:30 de la mañana, Jesús Rocha, un poblador del barrio Buenos Aires, en la provincia de Chupaca, en Junín, se despertó por unos golpes en su puerta. Alertado por el llanto de un niño, abrió y se encontró con un pequeño de no más de 3 años que no paraba de llorar. Vestía de rojo, tenía una soguilla amarilla en el cuello y presentaba graves quemaduras. Pensando que podía ser un caso de abuso infantil, Jesús llamó a la Policía Nacional.

Los agentes de la comisaría de Chupaca aparecieron casi una hora después y llevaron al niño al hospital para que sea atendido, y aunque intentaron conocer la identidad del menor, no pudieron hacer nada porque solo se limitaba a llorar. Por la tarde de ayer, el pequeño logró pronunciar su nombre: Elías.

Tragedia. A menos de dos horas del hallazgo del menor, un taxista reportó haber encontrado el cuerpo calcinado de una mujer en un descampado del paraje Pirataro, en el distrito de Sicaya, en Huancayo, a menos de 20 minutos de la casa de Jesús Rocha.

Efectivos de la comisaría llegaron al lugar y encontraron los restos de un cuerpo femenino calcinado, y en los alrededores ropa de mujer y de niño tiradas en el suelo. Al lado de la mujer quemada, se halló la misma soga amarilla que había sido atada al cuello del pequeño.

Con la llegada de los efectivos de Chupaca se corroboró que había una relación entre ambos casos.

A sangre fría. Después de recoger las evidencias dejadas en el lugar y de realizar el levantamiento del cadáver, la Policía aún no podía creer que el pequeño se haya librado de la muerte.

La Policía cree que la víctima y el niño intentaban huir de alguien, ya que al costado del cadáver se halló un costal de rafia azul con listones fucsias y amarillos, que tenía ropa de mujer y de infante.

Se cree que fueron llevados al descampado con engaños y una vez en el lugar los responsables del crimen los golpearon. Al parecer, en algún momento la mujer consiguió zafarse y escapó dejando regadas prendas a lo largo del paraje. Sin embargo, fue alcanzada y golpeada con dos grandes piedras de río, que la Policía encontró cerca al cadáver con marcas de sangre. Luego fue quemada viva.

Los peritos que analizan el caso sostienen que la soga que se halló al costado del cuerpo y en el cuello del pequeño fue usada para atarlos juntos. Además, las quemaduras del niño evidencian que fue rociado con gasolina y quemado. El menor también presenta golpes en el rostro.

Milagro. La fiscal a cargo del levantamiento del cadáver, Haydeé Martínez, contó que se encuentra sorprendida de que el niño haya podido salir vivo de la situación. Los agentes de las dos comisarías indicaron que el menor habría caminado unos 20 minutos para llegar hasta la casa de Jesús Rocha, pese a su corta edad y la situación de su salud en ese momento.

Al cierre de esta nota, las autoridades aún no lograban descubrir la identidad de la fallecida. Al parecer, los responsables del hecho se llevaron sus documentos de identidad. Y los más de cien pobladores, que se reunieron para observar el levantamiento de la víctima no supieron decir si se trataba de una vecina suya.

blog comments powered by Disqus