Padre de familia esperó más de 30 años para vengar la violación y asesinato de su hija

Padre de familia esperó más de 30 años para vengar la violación y asesinato de su hija

Padre de familia esperó más de 30 años para vengar la violación y asesinato de su hija

21 de Abril del 2018 - 12:30
» Textos:

Pasaron 33 años, pero él buscó justicia con sus propias manos

Un caso de venganza causa conmoción. Un carnicero esperó más de 30 años para enfrentarse al violador y asesino de su hija, que perdió la vida cuando aún era una niña. El hecho ocurrió en España.

33 años son los que esperó pacientemente Juan José Fernández (70), el padre de la víctima, para encontrarse con Enrique Sánchez, el asesino de su hija.

Años atrás, encontraron dentro de un pozo el cuerpo de la pequeña A.I., la hija de Juan José, y con signos de haber sufrido agresión sexual.

Pocas horas después del crimen, la Policía detuvo a dos personas: Enrique Sánchez (22) y su hermano Anastasio, ambos parientes lejanos de la víctima y que incluso habían participado en la búsqueda de la menor.

Después de ello, fue Enrique Sánchez quien confesó haber intentado violar a la menor y tras esto la mató arrojándola dentro de un pozo.

El asesino fue condenado a 40 años de prisión, pero solo cumplió 23. Y cuando salió libre fue hallado por la Policía tirado en el piso de una vivienda. Junto a este se encontraba Juan José Fernández (70) quien tenía un cuchillo ensangrentado en una mano y con la otra sujetaba a Sánchez.

Ha trascendido que esta no sería la primera vez que el padre de la víctima intenta acabar con Enrique Sánchez, pues en otro momento buscó atropellarlo e incluso lo agarró a golpes. El sujeto nunca denunció al padre de la menor asesinada.

OJO CON ESTO:

Bus cae a abismo en Arequipa y deja 8 muertos y 38 heridos (VIDEOS)

Asesinan a Olivia Arévalo Lomas, lideresa shipibo konibo (VIDEO)

Agreden sexualmente a jovencita dentro de falso taxi colectivero en el túnel Santa Rosa

Sujeto baja de auto negro y asesina a mujer de 8 disparos cerca a su casa

HAY MÁS...

ojo