Condenado a 80 latigazos por llamar por Twitter adúltera a famosa cantante

Condenado a 80 latigazos por llamar por Twitter adúltera a famosa cantante

Condenado a 80 latigazos por llamar por Twitter adúltera a famosa cantante

04 de Octubre del 2014 - 08:51
» Textos:

Artista kuwaití Shams quiere sanción igual para todos los que la atacan por Internet

El Tribunal Penal de Riad condenó a 80 latigazos a un joven saudí acusado de atacar a la popular cantante kuwaití Shams y de acusarla de adulterio, según publica hoy el diario 'Al Hayat'.

'Acudí a la justicia saudí para defender mi honor y mi dignidad, después de haber sido cuestionada. Se ha incitado a asesinarme y se me ha acusado de adúltera. Es la primera vez que una artista del Golfo obtiene un juicio equitativo y a su favor', dijo la actriz en declaraciones a la prensa local.

Shams presentó una demanda ante la justicia contra el joven saudí, de 25 años, y lo denunció por insultarla, manchar su imagen y acusarla de adulterio, además de incitar a su asesinato a través de su cuenta personal en la red social Twitter.

El joven negó todos los cargos de los que era acusado, pero finalmente fue sentenciado a hasta 80 latigazos en una plaza pública.

La artista aseguró que presentara demandas contra otras tres personas más, de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes Unidos, que le dirigieron frases ofensivas.

'Con la condena se hizo justicia a Shams y es una advertencia a todos los que quieran atacar a otras personas', dijo el abogado Husein Osfor, representante de la artista, a 'Al Hayat'.

El letrado explicó también que ha recurrido la sentencia porque la difamación por adulterio es muy grave y está considerado un gran pecado en la religión.

Se trata de la primera sentencia de este tipo en la región en el ámbito artístico.
Muchas estrellas árabes han sufrido calumnias e insultos, pero ninguna llegó a denunciarlo ante la justicia.

Arabia Saudí es un conservador reino en el que rige una estricta interpretación de la 'sharía' o ley islámica, se aplican castigos corporales y la mujer goza de pocos derechos.




ojo