Gino Bigioni es el nombre de un zapatero italiano que llegó al Perú hace más de 50 años. Su pasión por los zapatos lo heredó ahora el joven peruano David Gutiérrez quien con su creatividad, pasión y conocimiento de marketing y economía confecciona desde lo alto de Villa María del Triunfo zapatos exclusivos para damas, modelos que el mismo realiza junto a su papá

Y así, juntos diseñan modelos únicos para calzar a las damas peruanas y próximamente al extranjero.

En 1985, Gino Bigioni fundó la marca e inició un pequeño taller en el distrito de Miraflores donde reclutó a un joven ayudante Sau David Gutiérrez Castillo (papá) al que luego le transmitió todo su conocimiento de zapatería. Al día de hoy es el dueño de toda la empresa que llega a todo el país.

Desde hace 7 años, David Gutiérrez, el joven empresario y marketero de 30 años, es el gerente general. “Estoy rodeado de zapatos desde que tengo uso de razón, la zapatería es mi vida”, además se encarga del marketing, de toda la creatividad y magia de la empresa que viene consolidando el prestigio heredado, con diseños exclusivos para damas utilizando cueros importados trabajando con las marcas más exigentes del medio, “como fábrica hemos aprendido a ser bastantes exigentes con la calidad y la comodidad, usamos cuero también por dentro para mayor confort y los mejores materias primas importadas para ser marca A1″

¿Por qué un joven peruano diseñando y fabricando calzado solo para mujeres? “Nos gusta el cambio constante que exige el público femenino, la moda, colores y tendencias que solo las mujeres pueden transmitir al momento de vestir es motivo de inspiración, esa es la mística principal para que cada modelo de zapatos sea único y llegue a las mujeres de todo el país”.

En medio de la pandemia ha sido complicado para todas las empresas del Perú, la marca Gino Bigioni tuvo que reinventarse para continuar con el legado, no se desanimó, pero tuvo que acondicionarse y vio como principal aliado a su material humano, no dudo en reclutar a los mejores operarios de lo alto de San Gabriel en Villa María del Triunfo.

“La fábrica siempre brindó mucho trabajo y cuando tuvo que cerrar por la pandemia muchas familias se vieron afectadas sobre todo porque vivían lejos de la sede principal, en cambio se vieron beneficiadas los pobladores de la zona que residían en la zona, desde esas fechas hasta el día de hoy los pobladores se han convertido en un pilar importante de la producción ya que han aprendido a hacer su trabajo”.


Muchos pensaran que esta labor lo realizan solo los zapateros, pero en la fábrica Gino Bigioni más del 70% son mujeres las que laboran en los distintos procesos de diseño, armado, acabado y hasta utilizan maquinarias industriales.

A sus 30 años de edad (asumió la gerencia a los 23), David Jr., tiene proyectado convertir “Gino Bigioni” en una poderosa y reconocida marca de zapatos a nivel mundial tan igual que Jimmy Choo, Gianvito Rossi y Louis Vuitton que son sinónimos de un buen zapato.

En medio de la pandemia, el joven empresario viene consolidando la marca a través del desarrollo de nuevas estrategias como el uso de las plataformas sociales para las ventas y llegar a más público a nivel nacional, a través de estos canales de promoción y distribución los distribuidores, además de damas y caballeros, hacen sus pedidos solicitando el envío de manera delivery o si desean se acercan al show room que se ha instalado en la fábrica ubicada en Villa Marí del Triunfo.

Tendencia y Expansión

David Gutiérrez comenta que el mercado del calzado se viene desarrollando en un ritmo estable, el Perú es el cuarto mayor productor de calzado de América del sur, y en el 2021 exportó 2 millones de pares de calzado valorizado en 19,2 millones un crecimiento del 45 % a comparación del año 2020 y espera en que este 2022 el crecimiento sea de un 60 %

Esta cifra aporta grandemente al sector y la industria del calzado peruano ya que lo que se espera es estabilizar y mantener en crecimiento de este rubro, aseguró el empresario

Cuando hablamos de calzado de hombre y calzado de mujer vemos una gran diferencia en cuanto al consumo, pues mientras que los hombres pueden comprar de 4 a 5 pares al año como máximo, en el caso de la mujer es casi 3 veces más, una mujer puede comprar de 10 a 15 pares al año (promedio).

Según el banco central de reserva del Perú, sector calzado en Perú produce 57 millones de pares de calzado al año y exporta el 4,7% de su producción, mientras que Brasil 977 millones de pares y exporta el 11,6% de lo producido.

“Nuestra producción puede llegar hasta 20, 000 pares mensuales”, señala el empresario.

Los peruanos puedan gastar entre 200 a 800 soles mensuales en calzado, “pero esto es variable, nuestro producto es accesible al público, con precios competentes y con buena calidad”.

David Gutiérrez señala que además de ser proveedores de otras marcas hace una década, vienen distribuyendo calzado a todo el país, y quieren expandir la marca y posicionarse en los mejores centros comerciales en el Perú y en el 2023 llegar al extranjero siendo su primer destino Ecuador.

“Aun en estos momentos el mundo pasa por una situación que de una u otra manera afecta la economía a nuestro país, pero aun así estimamos crecer en nuestro rubro, el calzado es una prenda importante para el ser humano, estamos seguros que con nuestra capacidad, conocimientos y estrategias seguiremos creciendo”.