La CIA te enseña cómo detectar a los mentirosos

La CIA te enseña cómo detectar a los mentirosos

La CIA te enseña cómo detectar a los mentirosos

04 de Octubre del 2014 - 09:52
» Textos:

El curioso libro hecho por exagentes del Servicio de Inteligencia de los Estados Unidos se ha convertido en todo un éxito.

Philip Houston, Michael Floyd y Susan Carnicero son tres exagentes del Servicio de Inteligencia de los Estados Unidos que decidieron contar algunas de las cosas que aprendieron mientras trabajaban en la CIA.


Con un curioso libro titulado 'Espía la mentira', los tres extrabajadores del gobierno enseñan al público cómo detectar si alguien te miente o no de formas sencillas.



Estas son las seis cosas que debes tener en cuenta para detectar a los mentirosos:



- Pausas o retrasos: Por lo general las personas que mienten tardan en contestar. Esto puede variar de una persona a otra y depende de la práctica, y de cuánto conozcas a alguien. Pero, en la mayoría de casos, pensar mucho una respuesta es sinónimo de mentira.

- Desconexión entre acciones y palabras: Aquellas personas que mienten no tiene mucha coordinación para reflejar lo que dicen. Como por ejemplo, mover afirmativamente la cabeza mientras se niega algo, o ladear el rostro cuando se afirma.

- Tapar: Que tu interlocutor se tape la vista con las manos o la boca de la misma forma es también una forma de detectar su mentira. El pestañeo constante también lo es.

- El carraspeo: Si alquilen aclara la garganta antes de contestar algo no siempre es signo de que está afónico. Muchas veces es una forma de ganar tiempo o darle fuerza a la voz para no dudar al hablar.

- Manos en el rostro: Si se toca la cara de alguna forma mientras se habla puede que te esté mintiendo. El frío o la picazón imprevista también es un indicador de alarma.

- Cambiar de actividad: Si una persona es consultada por algo y automáticamente se acomoda los lentes, se arregla la falda, se tira hacia atrás el cabello o realiza otra acción, es probable que vaya a mentir. Es una forma de evadir la realidad.


ojo