Foto: Britanie Arroyo /@photo.gec
Foto: Britanie Arroyo /@photo.gec

Vacunar y desparasitar a las mascotas, tanto perros como gatos, son dos procedimientos muy importantes para su salud.

VACUNAS

Diana Ramos, veterinaria de la Municipalidad de Lima, explica que cuando los animales son “cachorros reciben inmunidad al tomar el calostro, que es la primera leche que proviene de la mamá. Esta leche contiene inmunoglobulina que les permite estar, por lo menos, dos meses protegidos”. Tras el término de este periodo es cuando se empiezan a colocar las vacunas.

PERROS

Ramos indica que la primera vacuna que se aplica es contra el parvovirus y distemper. “Luego, a las 10 semanas, se coloca la vacuna quíntuple, que protege contra el parvovirus, distemper, hepatitis, parainfluenza y leptospirosis. A los tres meses se le hace un refuerzo de la quíntuple. A los cuatro meses se aplica la vacuna contra la rabia. Con esto completa su rol de vacunación de cachorro. Cada año la mascota deberá recibir la vacuna contra la rabia y la quíntuple”, detalla.

GATOS

En este caso, a partir de las ocho o nueve semanas se aplica la vacuna triple felina que protege contra la rinotraqueitis, el calicivirus y la panleucopenia. Entre las dos y tres semanas se debe hacer el refuerzo de esa triple. A la semana 13 o 14 se aplica contra la rabia. “Con esto se completa el rol de vacunas del cachorro. Todos los años hay que aplicar la vacuna triple felina más la de la rabia”, advierte la especialista.

DESPARASITACIÓN

Tanto en perros como en gatos la desparasitación interna con pastillas, pasta o líquidos se debe hacer cada tres meses y la externa, que elimina pulgas y garrapatas, se realizará dependiendo de la duración de la efectividad del producto que puede ser pipeta o spray.

DATOS

Cartilla: El dueño de la mascota debe exigir al veterinario la cartilla de vacunación con los stickers colocados, las fechas, su firma y su sello, aconseja Ramos.

Estado: La especialista indica que las mascotas deben estar en buen estado de salud y desparasitadas para recibir sus vacunas.

Humanos: Tanto las vacunas y la desparasitación en los animales previenen enfermedades que pueden migrar a los seres humanos. Una de ellas es la rabia.

Contagio: Los dueños pueden llevar a la casa parásitos pegados en sus zapatos o ropa que infectan a las mascotas.