Unos avezados usaron un nuevo método para transportar 300 kilos de en .

Esta vez, los narcotraficantes no usaron avionetas, helicópteros o ambulancias, sino que lo hicieron empleando un ataúd, con la certeza de que podrían eludir a la justicia.

Los delincuentes quisieron pasar el control en plena carretera, sin embargo, la policía logró detectar los 300 kilos de marihuana que habían dentro del ataúd gracias a una revisión de rutina.

Los agentes detuvieron el vehículo y la sorpresa vino cuando abrieron el ataúd y hallaron el cargamento de cannabis, que estaba distribuida en paquetes de un kilo.

Los efectivos quedaron en shock al ver la nueva modalidad de los narcotraficantes.