Médicos veterinarios del realizaron diversos controles sanitarios a algunas especies de aves que alberga este conocido centro de entretenimiento y cultura, ubicado en

El primero en ser evaluado fue Icarus, un buitre real o cóndor de la selva (Sarcoramphus papa). A esta ave, que llegó hace 32 años, se le realizó el control de peso y evaluación de su condición corporal, una biometría (medidas referenciales de la especie), corte y limado de uñas y pico. Sus 3.59 kg de peso reflejan que se encuentra dentro de los márgenes adecuados.

Adicionalmente, se le suministraron vitaminas a esta especie que habita en la Amazonía, en los departamentos de  y .

Los siguientes fueron dos caracaras andinos, conocidos como huarahuas (Phalcoboenus megalopterus), aves a las que se les realizó el mismo procedimiento. Los pesos que registraron fueron 0.70 kg y 0.90 kg.

Dos guacamayos rojo y verde (Ara chloropterus) y uno de frente roja (Ara rubrogenys) también pasaron por las evaluaciones. Las coloridas aves pesan 1.30 kg, 1.26 kg y 0.60 kg, respectivamente.

Luego de corroborar que las especies gozan de excelente salud, estas fueron trasladadas a sus nuevos recintos para que el público pueda visitarlas. Cabe señalar que estas diligencias se llevan a cabo frecuentemente, a lo largo del año, para asegurar el buen estado de los animales. Asimismo, el Parque de las Leyendas garantiza todos los protocolos de bioseguridad, a fin de que las familias disfruten de buenos momentos en un espacio seguro.