Psiquiatras turcos curan a un "vampiro" de su hábito de beber sangre

Psiquiatras turcos curan a un "vampiro" de su hábito de beber sangre

Psiquiatras turcos curan a un "vampiro" de su hábito de beber sangre

04 de Octubre del 2014 - 05:23
» Textos:

No es ni el mítico Drácula ni el atractivo Edward de la saga 'Crepúsculo', pero un joven turco ha sido diagnosticado con un desorden de 'vampirismo' del que ha sido tratado con éxito por parte de un equipo de psiquiatras.

'No es la primera persona con un comportamiento de consumo de sangre de la que se tiene noticia en la literatura, pero es el primero con un trastorno de identidad disociativo y comportamiento de consumo de sangre', explicó hoy Direnc Sakarya, uno de los doctores que ha tratado este sorprendente caso.

La historia de este joven de 23 años ha llegado a los medios turcos con titulares como 'El primer vampiro turco' o 'Tres sucesos sangrientos lo convirtieron en vampiro'.

Sakarya criticó el tratamiento sensacionalista de un caso que él, junto a tres colegas psiquiatras, hizo público el pasado agosto en el artículo ''Vampirismo' en un caso de trastorno de identidad disociativo y trastorno por estrés postraumático' publicado por la revista Journal of Psychotherapy and Psychosomatics.

El especialista explicó que cuando fue diagnosticado en 2011, el joven reconoció que desde hacía dos años era aficionado a beber sangre.

Entre los trastornos detectados se contaban una depresión crónica y problemas con el alcohol.

'Era un hombre casado de 23 años. Vino con un historial de cortes con una cuchilla de afeitar en sus propios brazos, pecho y estómago para dejar caer la sangre en un vaso y beberla. Cuando experimentaba una compulsión por beber sangre 'tan urgente como respirar' hay constancia de que acudía a otras fuentes', contó Sakarya.

'Disfrutaba del olor y el sabor de la sangre pese a considerarlo una tontería', se relata en el artículo científico.

De hecho, el 'vampiro' había sido arrestado varias veces por haber pinchado o mordido a otras personas para beber su sangre. Incluso llegó a mandar a su padre a buscar bolsas a bancos de sangre.

ojo