El sismo de magnitud 6,1 grados que remeció la región Piura provocó enormes grietas en el suelo en diferentes zonas entre ellos en el centro poblado Jíbito, en el distrito de Miguel Checa, en la provincia de Sullana.  <a href=""></a>
El sismo de magnitud 6,1 grados que remeció la región Piura provocó enormes grietas en el suelo en diferentes zonas entre ellos en el centro poblado Jíbito, en el distrito de Miguel Checa, en la provincia de Sullana.

El de magnitud 6,1 grados que remeció la provocó enormes grietas en el suelo en diferentes zonas, como en el centro poblado Jíbito, en el distrito de Miguel Checa, en la provincia de Sullana.

A través de redes sociales, los vecinos de la zona afectada se mostraron asombrados por estas grietas de hasta 25 centímetros de separación tras el fuerte movimiento telúrico en un tramo que corresponde a una vía carrozable y a una parte de una chacra.

Después de algunas horas del movimiento telúrico que ocurrió a las 12:10 p.m. se registró una réplica de magnitud 3.9 en Sullana. Aunque el mar se retiró por varios metros, el Instituto Geofísico del Perú descartó un tsunami.

También se reportó desprendimiento de rocas que cayeron en el kilómetro 87 de la carretera Panamericana Norte. Hasta el cierre de esta nota, la Policía realizaba trabajos de limpieza en la zona.

Asímismo se ha reportado derrumbe y deslizamiento en playa La Esmeralda, afectaciones en infraestructura pública y viviendas en el distrito de Sullana, 2 templos religiosos en los distritos de Amotape, provincia de Paita, y Cristo Nos Valga, provincia de Sechura.

TAGS RELACIONADOS