Un terrible hecho ocurrió en Rusia. Una de 28 años reportó a las autoridades de la desaparición de su , pero en realidad había a la criatura por falta de comida.

Tras matar a su pequeño de una año con una cuerda, cubrió el cuerpo con una cobija y lo enterró en el jardín bajo el fertilizante. Acto seguido, reportó que había desaparecido, pero al poco tiempo confesó su delito a la Policía.

La mujer, identificada como Yulia Khabitovade 28 años de edad, contó que desesperada por no tener comida en la refrigerado mató al bebé que siempre lloraba por hambre.

Mientras lo mataba, la madre le dijo a su criatura: "Todo va a estar bien, nunca volverás a tener hambre. Nunca volverás a llorar.”

Se sabe que el padre de la criatura, Denis Tkachev, de 34 años, dejó a la mujer porque sospechaba que le era infiel.

Según la niñera, la señora Kahbitova había conseguido un trabajo en una empresa de paquetería, pero decía que no ganaba lo suficiente para mantener a sus hijos.