Arruiné mi cena romántica

Arruiné mi cena romántica

Arruiné mi cena romántica

09 de Septiembre del 2018 - 07:35

Señora Moro, además de vernos poco, muchas veces ha sido para discutir por tonterías

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Enrique (25 años, San Juan de Miraflores). Doctora, estuve por meses planificando una cena romántica para celebrar los dos años que llevo junto con Mónica, pero todo salió mal. Mi relación con ella ha tenido algunos problemas en los últimos meses debido al poco tiempo que nos hemos dado para vernos. Ella trabaja, tiene clases de inglés y por las noches va al gimnasio; mientras que yo estoy dividido entre mi trabajo, mi diplomado, mis clases de karate y mi familia, por lo que solo nos frecuentamos los fines de semana.

Señora Moro, además de vernos poco, muchas veces ha sido para discutir por tonterías. La noté distante, por lo que había pensado hacer algo especial y romántico para demostrarle que en verdad la quiero y estoy dispuesto a demostrarlo con hechos. Sé que el plato favorito de Mónica es la lasaña de ají de gallina. Busqué en muchos videos tutoriales la receta, le pedí ayuda a mi tía para hacer posible esto, lamentablemente solo me dio algunas indicaciones, porque no sabe hacer lasaña. Me tomó una semana tener claro todo y tener la confianza de que podría hacerlo bien. Hice un intento para mí y salió bien, pero cuando llegó el día clave dejé mucho tiempo la lasaña en el horno y se me quemó. Cuando ella llegó a mi casa, ya era demasiado tarde, la comida estaba negra y no se podía salvar. Ella se rió y me propuso preparar una salchipapa, que muy amablemente hizo, porque sabe que me da miedo freír. Luego nos pusimos a ver series y tuvimos un domingo tranquilo. Sin embargo, no puedo evitar sentirme mal por arruinar el detalle. Necesito un consejo.

OJO CONSEJO:

Querido, no lo tomes tan a pecho si ella lo asumió como algo gracioso. Es una anécdota que seguro no olvidarán. Tal vez necesitaban reírse para limar las asperezas.

LEE TAMBIÉN: Solo piensa en la campaña

HAY MÁS...

ojo