Aún no vuelve de Rusia

Aún no vuelve de Rusia

Aún no vuelve de Rusia

20 de Julio del 2018 - 07:39
» Textos:

A medida que fueron pasando las semanas, pensé que ya debía regresar; sin embargo, eso no ocurrió

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Augusto (33 años, Barranco). Doctora, no es habitual que recurra a otros medios para aliviar mis penas, pero el mío es un caso especial. Mi esposa se fue hace más de un mes a Rusia para ir a ver el Mundial porque sus tíos y otros familiares cercanos son de ascendencia europea. 

Sin embargo, no ha regresado todavía, pese a que ya pasó casi una semana desde que la competencia terminó. Recién tenemos tres años de casados y la extraño muchísimo desde que se fue. Para mi desgracia, no supe bien con qué familiares se encontraría; pero sí he podido dar fe de ello por las fotos que publicó en sus redes sociales. Ha pasado un buen momento allá y, no lo niego, eso también me afecta un poco. Es la primera vez que nos separamos de ese modo y no pude acompañarla por motivos de trabajo.

A medida que fueron pasando las semanas, pensé que ya debía regresar; sin embargo, eso no ocurrió. Me sorprende que no me escriba por WhatsApp con la misma continuidad de antes. Tampoco llama y su última foto la subió desde Sochi.

Me ganan los celos; en verdad, creo que me está siendo infiel. No veo otra razón, doctora. Me duele mucho el hecho de pensarlo siquiera y me enfurece imaginarla en los brazos de otro que no sea yo. Mis colegas mujeres me comentan que no debo ser tan posesivo y que solo está pasando un buen rato con su familia. Y está bien. Pero por otro lado están mis amigos que me dicen que ya pasaron por eso antes y terminaron divorciándose, y que en estos tiempos ya no se puede confiar en nadie. A veces me dan ganas de dejarlo todo e ir a buscarla. ¿Qué hago, señora Moro?

OJO CONSEJO:

Estimado Augusto, no dejes que te ganen cosas que solo pasan en tu mente. Seguramente está compartiendo más con su familia. Sé paciente y buena suerte. 

LEE TAMBIÉN: Mi esposo es metrosexual

HAY MÁS...

ojo