Caí a sus pies por accidente

Caí a sus pies por accidente

Caí a sus pies por accidente

15 de Julio del 2018 - 08:02

Conforme pasaban los minutos, que se me hicieron eternos, me comunicaba por WhatsApp con Marcos para saber dónde estaba

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Elizabeth (25 años, Barranco). Doctora, nunca olvidaré el último fin de semana. Aquella fecha la había planeado con muchos días de anticipación. Sabía lo que me iba a poner, qué iba a hacer, con quiénes me iba a encontrar, quién me acompañaría a ese importante evento, dónde la continuaría después, pero nunca imaginé que me accidentaría.

Todo empezó cuando llegué media hora antes de lo acordado. Calculé mal y salí mucho antes de tiempo para que no me agarrara el tráfico. Desde que llegué estaba ansiosa por ver a Marcos, el chico con el que estoy saliendo. Doctora, de solo verlo me pongo nerviosa y solo con sus besos puedo encontrar paz. Conforme pasaban los minutos, que se me hicieron eternos, me comunicaba por WhatsApp con Marcos para saber dónde estaba y ni bien lo vi entrar, le quise dar el encuentro, pero no vi con qué me tropecé y caí a sus pies. La gente solo atinó a asustarse y él me socorrió en el instante. Estaba muy avergonzada, quería que la tierra me tragara y me escupiera en mi casa, no quería que nadie me viera así. Me hice una herida grande y hasta rompí mis pantimedias. Nunca me había caído de ese modo, ni había pasado una vergüenza como esa, pero Marcos supo tranquilizarme y fue a la farmacia más cercana para comprar todo lo necesario y pueda limpiar mis heridas.

A pesar de aquel bochornoso momento, decidí quedarme y la pasé muy bien con Marcos, quien tuvo la amabilidad de acompañarme hasta mi casa. Doctora, desde aquel día no lo he vuelto a ver porque me siento muy avergonzada y culpable. ¿Qué me aconseja hacer?

OJO CONSEJO:

Querida, cualquiera puede sufrir un accidente. Lo importante es que no te pasó nada grave. Que ese joven se haya quedado a tu lado dice mucho de él. Suerte.

LEE TAMBIÉN: Me enamoró con emoliente

HAY MÁS...

ojo