Elegí la música en vez de ella

Elegí la música en vez de ella

Elegí la música en vez de ella

28 de Noviembre del 2017 - 08:28

Ya tenía un buen tiempo buscando y contactando a las personas adecuadas para formar mi grupo y por fin siento que encontré a las indicadas

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Antonio (27 años, Surco). Doctora, soy un apasionado por la música, desde niño he soñado con formar mi propia banda y llegar a ser famoso. Crecí escuchando a Foo Fighters y espero algún día ser tan bueno como el guitarrista Chris Shiflett. Sin embargo, algunos sueños toman su tiempo hasta hacerse realidad. Las responsabilidades y la presión familiar me obligaron a llevar una carrera profesional.

Decidí estudiar Comunicación Audiovisual porque en el futuro tengo pensado ser quien dirija los videoclips de mi grupo musical. Durante mis prácticas profesionales conocí a Liliana, me enamoré de ella porque comprendía mi sueño y me apoyó. Iniciamos una relación amorosa increíble que duró 3 años.

No voy a negar que me ha dado pena terminar con Liliana, pero no iba a permitir que ella destrozara todo lo que ya he venido trabajando durante años. Ya tenía un buen tiempo buscando y contactando a las personas adecuadas para formar mi grupo y por fin siento que encontré a las indicadas. Separamos una sala de ensayo, pero olvidé que ese día cumplía 3 años y un mes de relación. Lili se molestó mucho, era como si estuviera conteniendo toda su ira. Me dijo que era inútil seguir pensando en tener una banda, que debía madurar y dejar de hacer trabajos freelance para buscarme uno de verdad. El momento más crítico fue cuando me dijo que debía elegir si quería tomarla en serio o si seguiría jugando a ser un músico. Para mí, esto no es un juego, por eso terminé la relación. Sé que algún día seremos famosos como Foo Fighters y ella se arrepentirá de todo.

OJO CONSEJO:

Sí deberías decírselo, no hay nada más cruel que mantener a una persona engañada, porque así no se puede construir nada sólido. Habla con tu pareja de lo que sientes.

LEE TAMBIÉN: Me casé por obligación

ojo