Me rechazó sin conocerme​

Me rechazó sin conocerme​

Me rechazó sin conocerme​

19 de Octubre del 2017 - 08:31

La atracción fue tal que todos los días, cuando salía de trabajo, intentaba tomar el Metropolitano a la misma hora que aquella tarde para encontrarla

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Marlon (25 años, Comas). Hola doctora, le contaré una experiencia extraña que me pasó hace algunos meses. Una tarde, de regreso a casa, varios compañeros de trabajo viajábamos en el Metropolitano. Mientras la mayoría contaba chistes, yo estaba en silencio, pues frente a mí estaba una chica muy linda y con una hermosa sonrisa. La atracción fue tal que todos los días, cuando salía de trabajo, intentaba tomar el Metropolitano a la misma hora que aquella tarde para encontrarla. Pasaron dos meses y eso no sucedió.

Cuando sentí que debía continuar mi vida, la vi a ella saliendo del edificio contiguo al mío. Enmudecí, no supe qué hacer y en la indecisión cerré los ojos por unos segundos. Cuando los abrí, ella ya no estaba. La siguiente semana la volví a ver, esta vez me apresuré en acercarme a ella para no perderla de vista. Cuando reaccioné, mi cara estaba a unos centímetros de ella y mi respiración la sofocaba, entonces me gritó que la estaba incomodando.

Pese a ello, aproveché y me presenté, pero ella no sonreía. Intenté explicarle que la había visto hace dos meses; la chica pretendió escucharme, pero no me miraba. “Sofía, ese es mi nombre”, me dijo. De inmediato me confesó que le pareció muy valiente mi acción, pero que no le interesa mi amistad. Me decepcionó porque no me conocía y solo atinó a decirme que no era el indicado. Avergonzado, me alejé de ella y caminé hacia la estación.

Ahora pienso que mi impulso me jugó una mala pasada y ando confundido. Me siento inseguro cada vez que me deseo presentar a alguien. Necesito un consejo, por favor. Lo necesito.

OJO CONSEJO:

Querido, el que no arriesga no gana. Esta vez fue un no, pero la próxima podrías obtener una respuesta positiva. Eso sí, no te apresures ni te ilusiones tan pronto.

LEE TAMBIÉN: No puedo olvidar a mi mejor amigo

HAY MÁS...

ojo