Quiero un Terry en mi vida

Quiero un Terry en mi vida

Quiero un Terry en mi vida

20 de Octubre del 2017 - 09:23

Hace poco me puse a recordar mi infancia con mi nieta Lucia al ver mi serie favorita: “Candy”

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Fiorella (47, San Miguel). Doctora, hace poco me puse a recordar mi infancia con mi nieta Lucia al ver mi serie favorita: Candy. A pesar de que recordaba perfectamente esos capítulos, me encontré con aquel sentimiento de ilusión. No sé si a algunas mujeres les ha sucedido que al tener algún encuentro con cosas de su niñez vuelven a su memoria esas sensaciones que las invadieron en aquellos tiempos. La cuestión es que me volví a enamorar de mi Terry. Al pensar en este personaje, reflexioné sobre mi vida actual y, aunque suene estúpido, siento que jamás he encontrado al amor de mi vida.

Me casé joven con un primo lejano porque me embaracé. No reniego del destino, ya que tuve una bella hija y por ella a mi hermosa nieta. No obstante, no tuve la oportunidad de conocer a otros chicos, mi vida entera fue estar con mi esposo, que al ser inmaduro jamás mostró respeto alguno conmigo. Se fue de la casa porque me engañó con otra mujer y yo no rehice mi vida por temor a que se repita mi mala fortuna en el amor. Ahora que mi hija está próxima a casare e irse de mi casa para vivir con su marido, la soledad me invade y más aún con la serie que acabo de ver.

No estoy tan vieja, pero no creo que encuentre un buen hombre a esta edad. La mayoría solo busca una compañía en la vejez, pero no amor de verdad. En cambio, yo anhelo encontrar a un caballero como Terry, gallardo y valeroso. No pido un joven ni un galán de telenovelas, mas si alguien que me haga revivir en mí los recuerdos de mi adorada y lejana juventud que se quedó interrumpida de manera temprana. Ojalá alguien lea este mensaje y reciba una respuesta.

OJO CONSEJO:

No pienses que todo está perdido, Fiorella, es posible que encuentres a alguien así, solo es cuestión de que te pongas las pilas y salgas en la búsqueda. Suerte.

LEE TAMBIÉN: Me rechazó sin conocerme

HAY MÁS...

ojo