Se quiere volver músico

Se quiere volver músico

Se quiere volver músico

02 de Noviembre del 2017 - 07:49

Hace unos meses me armó una escena de celos cuando al finalizar el espectáculo de la banda yo me acerqué para abrazar a mi ídolo y pedirle una fotografía

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Marjorie (25 años, Cercado de Lima). Doctora, mi actual enamorado está celoso de mi amor platónico, el cantante Luis Antonio Vicente de La Nueva Invasión. Hace unos meses me armó una escena de celos cuando al finalizar el espectáculo de la banda yo me acerqué para abrazar a mi ídolo y pedirle una fotografía, que luego compartí en mis redes sociales. Todo ocurrió cuando el cantante se fijó en mí, yo creo que me reconoció porque siempre voy a sus presentaciones o también pienso que simplemente mi rostro le resultó familiar, porque me guiñó el ojo. Yo soy una seguidora de su música y cuando el líder de la banda tuvo este gesto pícaro, no dudé en gritar mi admiración y amor. Mi novio soltó mi mano y retrocedió. Yo no pensé en él cuando me acerqué al vocalista.

Para mi pareja esta fue una escena de traición. Desde ese día, su tema preferido es conversar de La Nueva Invasión. Al inicio, siempre me sacaba en cara lo ofendido que se sintió aquel día por haberlo dejado en ridículo, según sus propias palabras. Sin embargo, ahora se ha vuelto un seguidor más de su música y a mí me resulta aburrido hablar todos los días de este grupo musical. El papel se ha invertido y él lo hace como un juego, pero lo que no sabe es que ya me estoy cansando. Si antes sentía como amenaza a todo músico, ahora él se convertirá en uno. En su Facebook ha publicado que busca a un baterista para completar su banda. Esta situación es una cosa de locos y pese a ello, lo sigo queriendo. No sé cómo explicar su repentina afición por la música. Sin parecer ser egocéntrica, creo que es por mí. Doctora, ¿qué puedo hacer?

OJO CONSEJO:

Querida, entiendo que su repentino gusto por la música te preocupe. Lo que te recomiendo es conversar acerca de ello. Todas tus interrogantes, él debe responderlas.

TAMBIÉN LEE: No le gustan los chatos

HAY MÁS...

ojo