Casos del Corazón: Ya me cansé de apañarlo

Casos del Corazón: Ya me cansé de apañarlo

Casos del Corazón: Ya me cansé de apañarlo

08 de Junio del 2018 - 07:26
» Textos:

Me dijo que dejaría sus viejos hábitos de mujeriego atrás, pero cada lunes siempre me cuenta con entusiasmo las aventuras de su fin de semana

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Doris (32 años, Cercado de Lima). Doctora, espero que se encuentre muy bien. Acudo a sus consejos porque tengo un amigo al que empiezo a ver de forma distinta. Sebastián es un hombre que en el trabajo, en la calle e incluso en los bares, siempre termina siendo el centro de atención. 

Más que por su físico, su personalidad encantadora lo acapara todo sin resultar pretencioso o algo por el estilo. Él, consciente de este efecto sobre muchas mujeres, siempre me cuenta sus aventuras, desvelos y los corazones que ha roto. 

Tengo que admitirlo, en algunas ocasiones he celebrado sus maniobras en las que se pasaba de copas y se aprovechaba de las enamoradas de sus amigos. Sabía que era algo desleal y cínico, pero sus historias siempre me resultaron atractivas, hasta hace un par de meses cuando formalizó con Viviana, una amiga suya del trabajo.

Se conocieron, salieron y para Sebastián no fue un reto conquistarla. Ella está perdidamente enamorada de él, pero no sabe que bajo esa cara de hombre serio e inocente se esconde una persona perversa y que juega con los sentimientos de las personas.

Doctora, él me dijo que dejaría sus viejos hábitos de mujeriego atrás, pero cada lunes siempre me cuenta con entusiasmo las aventuras de su fin de semana. Me puse en el lugar de Viviana y detestaría que, si alguien conociese eso de mi novio, no me lo dijera. Ya no puedo seguir soportando su visión de las mujeres como objetos o puro entretenimiento. No sé cómo decirle que quiero alejarme de él. No aguanto esta situación. ¿Qué hago? 

OJO CONSEJO: Estimada Doris, solo debes ser frontal con él y decirle lo que piensas. No solo por tu condición de amiga, sino también de mujer. Suerte. 

LEE TAMBIÉN: Quiere que mi hijo se llame Paolo

ojo