Debo olvidarla y no puedo

Debo olvidarla y no puedo

Debo olvidarla y no puedo

15 de Septiembre del 2017 - 08:19

Mis amigos me han presentado muchas chicas bellas, he ido a fiestas y he amanecido en la cama con otras mujeres, pero nada ha servido para calmar mi amor por Shyara

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Bryan (29, Cercado de Lima). Mi historia se inicia lejos de la capital, para ser algo preciso. En un viaje que emprendí por motivos de negocio conocí a Shyara. Para mis ojos, ella era la mujer más bella que podía haber en la Tierra. Iniciamos como amigos, creí que era lo mejor, ya que era consciente de que en cualquier momento yo regresaría a Lima. Sin embargo, seguimos coqueteando hasta que nos rendimos al amor.

Lamentablemente me trasladé nuevamente a Lima. Gracias al Facebook y al WhatsApp, nuestra relación se pudo mantener a flote. No obstante, todo se iba perdiendo poco a poco, como diría el mundo “la llama se apagó” y finalmente terminamos. Desde ese día no he podido olvidar su bello rostro, doctora Moro. El recuerdo de cuando la tuve a mi lado es realmente fascinante, pero a su vez muy doloroso.

He tratado por todos los medios posibles dejarla en el pasado, ya que según me contaron estaría retomando su vida con otro hombre. Sé que no tengo derecho a reclamar nada porque la ruptura fue de mutuo acuerdo entre los dos. Pero no pensé que la extrañaría de esta manera loca. La amo y realmente estoy perdiendo todo sentido racional. Mis amigos me han presentado muchas chicas bellas, he ido a fiestas y he amanecido en la cama con otras mujeres, pero nada ha servido para calmar mi amor por Shyara.

Ella era tan distinta a las demás, como lo es su nombre. Doctora, quiero dejar esta obsesión por ella, quiero volver a ser el de antes, divertirme y ya no sufrir más. ¿Cómo se hace para olvidar a alguien que ha marcado tanto tu vida? Necesito un consejo.

OJO CONSEJO:

Querido, lo que sientes es una obsesión. Olvidarla a la fuerza no es una salida. Debes hablar con ella y despejar toda duda. Luego vendrá la etapa del duelo y el olvido.

LEE TAMBIÉN: No pierdo la ilusión de amar

ojo