Discutimos sobre historia

Discutimos sobre historia

Discutimos sobre historia

09 de Julio del 2018 - 08:08

Muchas veces los datos que brinda a los estudiantes no son del todo precisos

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Felipe (45 años, San Martín de Porres). Doctora, hace siete años cometí la locura de casarme, pero no me arrepiento porque fue la mejor decisión que he tomado. Conocí a Sofía en la universidad, cuando ella estudiaba para ser educadora y yo historiador. Si bien nuestros caminos se separaron al terminar la etapa universitaria, el tiempo nos dio la oportunidad de conocernos mejor en otros espacios, de descubrir que estábamos hechos el uno para el otro. Al año de reencontrarnos decidimos iniciar una relación y no pasó mucho tiempo para que le pidiera a Sofía que sea mi esposa. Una de las cosas que admiro de ella es su pasión por el trabajo. Es la profesora de historia más dedicada y empeñosa que he conocido. Sin embargo, por mi profesión, he notado algunos puntos débiles de sus clases. Sé que Sofía no es historiadora y que para dar clases se capacita, se prepara y sigue las pautas establecidas en el currículo escolar, pero muchas veces los datos que brinda a los estudiantes no son del todo precisos. Hace unos días, cuando regresaba del trabajo, la encontré preparando su clase sobre la historia de la bandera peruana e iba a hablar que esta fue producto de un sueño que tuvo San Martín. Le dije que se trataba de un cuento de Abraham Valdelomar y que tal sueño era solo una ficción literaria. Ella me acusó de meterme siempre en sus cosas, que por ser historiador no tenía la verdad absoluta de la historia del Perú. Evidentemente se molestó porque critiqué su trabajo. No es la primera vez que nos pasa esto, lo malo es que ella se lo toma todo muy personal. Doctora, ¿qué me aconseja?

OJO CONSEJO:

Querido, trata de ser comprensivo. Ella no te ha pedido alguna crítica sobre su trabajo, pero si quieres que mejore, entonces hazlo de una manera que no la ofenda.   

LEER MÁS: Me pidió un tiempo y pensar lo nuestro

HAY MÁS...

ojo