Él cree ser un escritor bohemio

Él cree ser un escritor bohemio

Él cree ser un escritor bohemio

10 de Agosto del 2018 - 12:00
» Textos:

Conoció a un grupo de periodistas que creen que tomar y fumar los hace más interesantes

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Talía (27 años, Cercado de Lima). Doctora, debo contarle algo que me tiene muy estresada. Desde hace varios meses a mi pareja le gusta mucho más salir por las noches, caminar casi de madrugada y frecuentar ciertos bares. Le confieso que creo que los culpables de su nuevo estilo de vida son sus amigos.

Señora Moro, yo nunca he sido celosa ni nada por el estilo; sin embargo, creo que David quiere tener de pronto una personalidad que no le corresponde. Todo empezó cuando entró a trabajar en una pequeña revista que tiene un modesto tiraje solo aquí en Lima. Como le agradaban desde siempre los temas culturales, aunque ganaba muy poco, se sentía a gusto. 

Allí conoció a un grupo de periodistas que creen que tomar y fumar los hace más interesantes y hasta cultos. Desde entonces, David siempre recorre con ellos bares o cantinas del Centro de Lima porque “allí se hizo poesía y literatura”.

Francamente, doctora, no le veo ningún sentido. Antes, David me parecía mucho más responsable y nunca fue un secreto, para ambos, sus honestas aspiraciones de ser escritor. No le vi nada de malo, siempre y cuando no se descuide de sí mismo y tenga al menos un pan que comer.

Lo apoyé e incluso me agradaba que escribiera constantemente. Pero ahora solo veo que está más concentrado en parecerse a un escritor que serlo en verdad. Hasta las cosas que escribía las veo cambiadas. No deja de hablar de sí mismo y de decirme que no hay nada mejor que la autoficción y hasta se atrevió a revelar detalles de nuestra intimidad en sus páginas y a sus amigos. ¿Qué hago?

OJO CONSEJO:

Querida, debes hacerle notar que ha cambiado y que no es bueno. Si él se siente a gusto, ve hasta dónde es que puedes aceptarlo o termina la relación. Mereces ser feliz.

LEE TAMBIÉN: Me deja y se va de mochilera

HAY MÁS...

ojo