Era un cochino y lo ocultaba

Era un cochino y lo ocultaba

Era un cochino y lo ocultaba

11 de Agosto del 2018 - 10:14
» Textos:

Cada vez que llega de trabajar deja su camisa tirada por el suelo y cuando se quita los zapatos, ya mejor ni le cuento...

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Laura (30 años, Breña). Doctora, acudo a sus consejos porque no tengo idea de cómo lidiar con lo que me está sucediendo. Hace unos meses, Gabriel y yo decidimos dar el gran paso antes del matrimonio: la convivencia.

Pasamos muchas dificultades, ya que casi no tuvimos el apoyo de nuestros padres, pero después de todo pudimos acomodarnos en un departamento. Estuvimos convencidos de que estaríamos mucho mejor así. Sin embargo, doctora, sucede que recién en estas primeras semanas me he dado cuenta de que Gabo es una persona poco higiénica. Cada vez que llega de trabajar deja su camisa tirada por el suelo y cuando se quita los zapatos, ya mejor ni le cuento... 

Es una situación tremenda. Lo peor es que nuestro departamento era tan pequeño que una sola ventana no era suficiente para ventilar los malos olores.

Eso no es todo. Le comento también que cuando come, a la hora de almuerzo o en la cena, siempre hace sonidos bastante incómodos con su boca. Me sorprendió demasiado porque parecía un niño y era casi irreconocible del chico limpio, higiénico y respetuoso que conocí hace ya casi 5 años. 

Si bien es cierto, muy pocas veces entré a su casa porque vivía muy lejos y casi siempre tenía problemas familiares, jamás imaginé que me pesaría tanto estar con él. No es capaz de ordenar bien la casa, las toallas las deja húmedas antes de ir a trabajar, no sabe lavar su ropa y prefiere mandar a hacer todo a la lavandería. 

Cuando le digo que esa no es la solución, se sulfura. He hablado y discutido con él en varias noches, no creo que cambie. ¿Qué puedo hacer?

OJO CONSEJO:

Estimada Laura, debes dejarle en claro que debe mejorar sus hábitos de limpieza. De lo contrario se puede eliminar el respeto y nada bueno saldrá de eso. Suerte. 

HAY MÁS...

ojo