Estuvo conmigo por una apuesta

Estuvo conmigo por una apuesta

Estuvo conmigo por una apuesta

01 de Septiembre del 2017 - 07:55

Fue una noche de locura, pero no me arrepentí. Después de ello, lo sentí distante

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Gina (35, Los Olivos). Probablemente mi historia no se compare con los problemas que padecen miles de familias en el mundo; sin embargo, considero que el sufrimiento que llevo dentro es imposible de consolar con palabras de aliento. Necesito un consejo para poder olvidar lo que un desgraciado me hizo hace algún tiempo.

Todo estaba bien hasta que un recuerdo que apareció en mi Facebook generó un gran conflicto para mí y mi actual pareja. Verá, hace algunos años, cuando era más joven, trabajaba en un empresa conocida. Era encargada del área de Recursos Humanos. Por mi puesto, conocía a la gran mayoría de los que trabajaban ahí, en especial a los nuevos.

Entre las personas que contraté, hubo un caballero muy galante y apuesto al que tildé “chico de novela”, por que así lo veía yo. Conversábamos y me contaba sus inquietudes en el trabajo. Al principio lo tome como un gusto pasajero, pero con el tiempo me fui enamorando de él. Una noche salimos y cedí al hambre de mi fiera interna y me sentí muy completa.

Fue una noche de locura, pero no me arrepentí. Después de ello, lo sentí distante. Al parecer, había apostado con unos chicos de su área que podía acostarse conmigo en un tiempo determinado. Me sentí decepcionada. Meses después me cambié de trabajo porque sentía el acoso de los trabajadores. Ahora, después de tiempo, en Facebook apareció una publicación que me hizo él y que puse en público para que se cumpla un recordatorio desde su cobardía. Mi enamorado me ha pedido explicaciones, no sé qué decir porque no he tenido sexo con él aún y no deseo que sepa que me acosté con un tarado.

OJO CONSEJO:

Querida, no tienes por qué sentirte mal. Cada quien puede tener su pasado en el ámbito sexual. Elimina esa publicación cuanto antes y olvídate de ese error.

LEE TAMBIÉN: La puedo perder por ser celoso