Hace videos como Thalía

Hace videos como Thalía

Hace videos como Thalía

11 de Septiembre del 2018 - 07:19

Mientras estaba en el trabajo, empecé a ver su Instagram y me llevé una terrible sorpresa. Mi esposa hace videos como Thalía

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Roberto (38 años, Surco). Doctora, mi esposa Fátima me va a volver loco. A ella la conocí en una reunión familiar, congeniamos muy bien y bailamos hasta finalizar la ceremonia. Entonces me dije: “Ella es la indicada”. Meses después, le pedí que sea mi enamorada y al poco tiempo le pregunté si quería casarse conmigo. Ella aceptó y actualmente, ya llevamos 3 meses de casados.

Al principio pensé que todo sería felicidad, pero me equivoqué. Fátima es una mujer poco dedicada al hogar, ella no trabaja porque me dijo que quería ocuparse de los quehaceres de la casa; entonces, accedí. Sin embargo, cuando regresaba del trabajo muy cansado para cenar, no había cocinado nada. Decía que estaba muy ocupada limpiando todo y que no se daba cuenta cómo pasaba el tiempo. La situación comenzaba a fastidiarme, pero no le dije nada e intenté comprenderla; no obstante, no pude más. Doctora, lo que colmó mi paciencia fue que la semana pasada, mientras estaba en el trabajo, empecé a ver su Instagram y me llevé una terrible sorpresa. Mi esposa hace videos como Thalía, en eso pierde el tiempo. Me siento muy decepcionado porque me ha estado mintiendo. Se la pasa publicando fotos en sus redes sociales. Yo la quiero, pero su actitud me desespera. Cuando le reclamé, solo se puso a llorar y me decía que se sentía sola, que fue mala idea renunciar a su trabajo, que ya no quiere ser ama de casa. Además, dijo que no tenía por qué criticarla, ya que ella es fan de la mexicana y que le gusta imitarla porque la admira. No sé qué le pasa. Doctora, ayúdeme, ¿qué hago?

OJO CONSEJO:

Querido Roberto, puede que ella recién se de cuenta lo arduo que es ser ama de casa. Dale una oportunidad más y ayúdala a conseguir un trabajo. Suerte.

LEE TAMBIÉN: Mis hijas odian a mi pareja

HAY MÁS...

ojo