La perderé por no tener plata

La perderé por no tener plata

La perderé por no tener plata

26 de Septiembre del 2018 - 07:28

Ana no comprende; me sigue insinuando que le compre cosas o le dé dinero para salir con sus amigas, para pagar la universidad

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Miguel (32 años, San Juan de Miraflores). Doctora, estoy locamente enamorado de una chica 7 años menor que yo. Cuando la conocí, ella empezaba su primer año en la universidad. Yo trabajaba en una prestigiosa empresa y ganaba un sueldo digno. Poco a poco, empecé a amasar fortuna, mediante algunas relaciones, contactos y buenos acuerdos. Nada sucio; todo producto de mi esfuerzo, trabajo y dedicación. Sin embargo, en ese momento, Ana era una jovencita, sencilla, humilde, sin ingresos, pero con muchos sueños. El problema surgió hace unas semanas, pero la raíz viene desde hace un año. Fui yo quien se ofrecía a hacerle regalos costosos. Primero le obsequié una cámara fotográfica profesional; luego le compraba ropa, zapatos, etc. Ella nunca me lo pedía, pero sabía agradecerme el gesto con su amor puro e inocente. Estuvimos cerca de un año así. La invitaba a comer cada fin de semana a lugares caros. Sin embargo, mi condición económica no atraviesa por un bueno momento. Lo peor es que Ana no comprende; me sigue insinuando que le compre cosas o le dé dinero para salir con sus amigas, para pagar la universidad y hasta para su uso personal, todo a cambio de su amor. Yo lo haría, pero los negocios no andan bien. Yo sé que seré su eterno “cajero” y no me molesta en lo absoluto; solo quiero saber cómo explicarle que no podré darle lo que ella quiere por un tiempo, al menos hasta que mi crisis termine. Temo que deje de amarme y se vaya con alguien que pueda ofrecerle lo que ella quiere. Doctora Moro, ¿qué debo decirle para que no se aleje? Yo la amo demasiado.

OJO CONSEJO:

Querido Miguel, te aconsejo que mejores tu autoestima, porque una persona no puede amarte por lo que le ofreces. Cuando abras los ojos, te valorarás más. Suerte. 

LEE TAMBIÉN: Solo juega con su cubo mágico

HAY MÁS...

ojo