La puedo perder por ser celoso

La puedo perder por ser celoso

La puedo perder por ser celoso

31 de Agosto del 2017 - 07:40

Ella es muy linda, pero siento que está siendo seducida por sus compañeros de clase y yo no puedo soportarlo

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Marcos (40 años, La Victoria). Doctora, le escribo esta carta porque necesito recuperar el amor de mi mujer. Ella es muy linda, pero siento que está siendo seducida por sus compañeros de clase y yo no puedo soportarlo. Al regresar a casa cada noche, ella me cuenta lo que ocurre en su instituto y yo no puedo evitar ponerme celoso.

Aunque sé que es imposible que me engañe porque confío mucho en ella, no puedo dejar de pensar en ella junto a algún muchacho. La situación se está poniendo en mi contra, pues fui yo quien la animó a estudiar e incluso la matriculé, pese a su negativa. Pero esta vez soy yo quien desea quitarle esta oportunidad y por el simple hecho de mis celos, por algo que no es culpa suya, me siento muy miserable. Ya no puedo controlar mi ira y cada vez que hablamos no dudo en reprochar su cambio de actitud o su forma de vestirse.

Hasta mis hijos han notado que ella está más feliz y yo no sé muy bien si es porque está estudiando o porque se ha enamorado de alguien. Las dudas me atormentan y he pensado en matricularme en el mismo centro de estudios para poder pasar más tiempo con ella. Le comenté la idea y con una sonrisa sarcástica me dijo que sería muy difícil estudiar y trabajar.

Eso me ha desanimado un montón porque tiene razón; sin embargo, nadie me quita la idea de que los jóvenes están coqueteando con ella. Sus ojos vivaces llaman la atención y yo me niego a perder al amor de mi vida. Marilú es una mujer encantadora, por eso la apoyé en sus sueños y no quiero echar a perder nuestra relación por mis celos. Doctora, ¿cómo puedo controlarme?

OJO CONSEJO:

Querido, debes ser sincero y conversar con ella acerca de tus inseguridades y temores. Tus celos solo llevarán a empeorar la situación. Pueden pedir ayuda psicológica.

LEE TAMBIÉN: Soy la eterna comprometida